Descalzos por el parque. Gene Saks

Image1220

Esta excelente comedia que ha permanecido intacta después de casi 40 años, gravita en la frontera entre las últimas comedias clásicas por el sentido del ritmo y la riqueza y brillantez en sus diálogos y el nuevo tipo de comedias, mucho más urbanas y menos sofisticadas, que empezaron a fraguarse a finales de los 6o.

Su poderoso y divertidísimo guión se lo debemos a Neil Simon, dramaturgo de enorme éxito que adaptó su propia obra para que fuese dirigida por Gene Saks, actor y director teatral de escasa producción cinematográfica pero que formó un tándem glorioso con Simon en adaptaciones como ésta y La extraña pareja protagonizada por Lemmon-Matthau.

Descalzos por el parque fue estrenada en Broadway en 1963 bajo la dirección de Mike Nichols. Dos de los cuatro personajes principales repetirían en su versión cinematográfica, Robert Redford como el recién casado y Mildred Natwick en el papel de su suegra.

La brillante actuación de Redford en las tablas hizo que Hollywood se fijase en él y le abriese sus puertas pero, aunque intervino en algunas películas de categoría, tuvo que ser de nuevo la interpretación de este personaje el que lo convirtiese definitivamente en la estrella que hoy todos conocemos.

Jane Fonda que encarna a Corie, la joven esposa de Redford ya era una actriz consagrada cuando aceptó el papel. Aunque siempre ha imprimido en sus actuaciones un cierto tono de mujer liberada, en esta ocasión se asemeja más al tipo de heroína un tanto alocada de la comedia clásica sin por ello perder su punto de modernidad resultando verdaderamente atractiva y sexy.

Los dos grandísimos veteranos Mildred Natwick y Charles Boyer que acompañarán en esta historia a los jóvenes protagonistas resultan inconmensurables en sus actuaciones y son el contrapunto perfecto para que las relaciones entre los cuatro alcancen puntos de hilaridad al más alto nivel.

Desde el mismo comienzo de los títulos de crédito vemos un coche de caballos que traslada a los recién casados Paul (Robert Redford) y Corie (Jane Fonda) al hotel Plaza de Nueva York para pasar los seis días de su luna de miel.

Mientras Corie es todo vitalidad, optimismo y desenfado, Paul es un chico serio, prudente y pudoroso. Tras los seis días encerrados en la habitación de hotel, deberán instalarse en el apartamento que han alquilado y que les deparará todo tipo de sorpresas. Cuando Paul, tras su primer día de trabajo como hombre casado llega al apartamento donde Corie le espera, la falta de oxígeno tras subir cinco pisos a pie cargando maletas le impide en un primer momento contemplar el panorama que se le viene encima. Una vez recuperado el aliento cae en la cuenta de que no fue ese el apartamento que vio cuando lo contrataron, además están rodeados de extraños vecinos y ni siquiera tiene una silla donde sentarse o una cama para dormir, por no decir que el techo acristalado del apartamento presenta un enorme agujero por donde se cuela el frío polar del crudo invierno neoyorkino.

Este mal comienzo se complicará aún más cuando entra en acción Ethel (Mildred Natwick), la madre de Corie, una viuda algo abatida por las enfermedades y que se presenta sin avisar para conocer el apartamento “vacío” de su hija y cuando esa misma noche aparezca el vecino del ático Victor Velasco (Charles Boyer) un casanova excéntrico y entrado en años que desencadenará un cúmulo de momentos disparatados, extravagantes y divertidísimos.

Los emparejamientos entre personajes a priori tan antagónicos, las divergencias de caracteres y los problemas de convivencia entre los recién casados convertirán esta película en un ejercicio de inteligencia, brillantez y elegancia con un mecanismo perfecto en su desarrollo y que acompañado por la excelente fotografía de Joseph LaSalle y la acertadísima y sugestiva música de Neal Hefti, que en ocasiones se convertirá casi en quinto protagonista, nos divertirá a no poder más y nos mantendrá en un excelente estado de ánimo incluso una vez finalizada su encantadora visión.

Acerca de María José

Un comentario

  1. Tengo el dvd tan gastado como si fuese un VHS. Tanto ella como él están guapísimos tanto de físico como de interpretación. Memorable película.

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies