George Orwell fue amigo mío, de Adam Johnson: la humanidad desbordada

Como me ha ocurrido en otras ocasiones, llegué a este escritor de forma casual, en este caso a través de un artículo que me llevó a indagar un poco más sobre Adam Johnson y más concretamente sobre su libro de relatos titulado George Orwell fue amigo mío. Hay un denominador común en casi todos los escritores americanos (ya sean del norte, centro o sur) de relatos que me resulta fascinante y es la maestría con que dominan el género. Este libro es, digámoslo ya, una colección de seis relatos francamente buenos y es que son relatos que te sacuden, te noquean, te desarman por completo. Todavía no conozco nada del Adam Johnson novelista, pero puedo asegurar que su faceta como cuentista es inmejorable. Para reafirmarlo, este libro ganó el National Book Award en 2015 como la mejor colección de relatos breves del año; un premio a todas luces merecido.

En todos los relatos hay una temática de fondo que sin duda hace reflexionar al lector, además de hacerle disfrutar con su calidad literaria. Ya sea por el contenido en crítica social, crítica política o simplemente por el reflejo del lado más humano de sus personajes, todos y cada uno de los relatos consiguen atraparnos envolviéndonos en una atmósfera literaria muy sugerente. A continuación, expondré muy brevemente el argumento de estos seis relatos:

Nirvana: el protagonista es un programador que ha desarrollado un programa de inteligencia artificial que permite hablar con el holograma de un presidente estadounidense recientemente asesinado y muy querido por el pueblo. Su objetivo es obvio: conseguir crear una compañía virtual que acompañe a las personas que echan de menos a alguien muy importante en sus vidas. El programador vive con su esposa Charlotte, que está enferma, y tiene prácticamente todo el cuerpo paralizado. Pese a su enfermedad, ella desea tener un hijo, pero cada vez que intentan tener relaciones sexuales, ella se deprime y llora. Para luchar contra su tristeza, ella le pide que le coloque unos auriculares con música del grupo Nirvana y eso motiva al programador a crear un nuevo holograma, esta vez basado en Kurt Cobain. Es difícil elegir, pero posiblemente este sea mi relato preferido del libro.

Huracanes anónimos: este relato está ambientado en Luisiana, poco tiempo después de que hayan pasado por sus tierras dos huracanes completamente devastadores: el Katrina y el Rita. La zona está destrozada por los daños ocasionados y el paisaje es desolador. En este escenario, Nonc, que trabaja como chófer de una empresa de mensajería, intenta rehacer su vida, lo que no resulta nada fácil, pues a las dificultades económicas que siempre ha tenido para ir tirando, se le añaden complicaciones adicionales: por un lado se encuentra con la responsabilidad de tener que cuidar con un hijo abandonado en la puerta de su casa por su exmujer, y por otro la responsabilidad de cuidar a su padre, que se encuentra gravemente enfermo y solo en la otra punta del país.

Datos interesantes: este relato al parecer está basado en la propia experiencia de Adam Johnson  con su esposa, que enfermó de cáncer. La narradora en primera persona es una mujer que reflexiona sobre cómo ella misma y su entorno próximo tienen que reinventarse debido al cáncer que le han diagnosticado, con la posibilidad de la muerte como una realidad apabullante. Los datos interesantes a los que alude el título del relato son una estrategia del personaje central para racionalizar y dar una cierta “naturalidad” a la enfermedad que padece como una parte más de su vida, como un elemento cotidiano. El punto de vista de la mujer se dirige de este modo a su entorno familiar en un tono que  lejos de volverse melodramático, vira de un modo inesperado que produce la inevitable sorpresa del lector.

George Orwell fue amigo mío: este relato es una crítica a los regímenes totalitarios. En este caso, más concretamente, se basa en los funcionarios del ya desaparecido servicio secreto de la también desaparecida República Democrática Alemana (la Stasi), funcionarios que actuaban con total frialdad y sin ningún escrúpulo como parte de un terrorífico engranaje. El protagonista es el exdirector de la prisión berlinesa de Hohenschönhausen, que con el paso del tiempo se ha convertido en una especie de museo de los horrores en donde antiguos presos muestran con visitas guiadas a jóvenes estudiantes los horrores que allí se cometían. Durante una de esas visitas, el exdirector discute con los guías sobre la veracidad de sus narraciones. Un relato realmente espeluznante sobre la ceguera y la irracionalidad en regímenes autoritarios que por sí solo ya merece la pena leer el libro.

Pradera Oscura: este relato ahonda en un tema escabroso: la pornografía infantil. El protagonista se hace llamar “Pradera Oscura” en determinados foros. Como buen hacker, sabe borrar los rastros de sus incursiones en el submundo de la pornografía, aunque ya no se dedica a eso. En el barrio tiene fama de raro, y la gente desconfía de él. Él vive con una actitud que roza la paranoia, temeroso de que la vecindad descubra algún día su secreto, su pasado oscuro. Un relato absolutamente sobrecogedor que, pese a lo delicado de su temática, Adam Johnson lo sabe manejar con delicada precisión.

La sonrisa de la fortuna: al igual que en George Orwell fue amigo mío este relato tiene una temática de connotaciones políticas. En este caso en concreto la acción nos sitúa en la ciudad de Seúl, en Corea del Sur, adonde se han ido a vivir dos norcoreanos que han desertado de su país. En Seúl ellos deben adaptarse a un nuevo estilo de vida y a un entorno que les cuesta encajar en su rutina y en sus costumbres. Pese a que han escapado de un régimen totalitario, su nuevo país de acogida les resulta extraño y, en ocasiones, inhóspito.

En cada uno de los relatos, los personajes se sitúan en posiciones nada fáciles que les obligan a tomar las más arduas decisiones y tomarlas en completa soledad. Por ejemplo, en el caso del protagonista de Huracanes Anónimos, tiene varias fuerzas en pugna y no sabe por cuál debe optar: atender a su hijo abandonado, a su padre enfermo o buscar una nueva vida que, a su vez, le permita cuidar mejor de su hijo y atender a su padre. Adam Johnson maneja la tensión argumental enfrentando a sus personajes consigo mismos, generando la empatía del lector que puede llegar a reconocer la dificultad de las situaciones e incluso preguntarse qué haría en una situación como esa. Pese a todo, en los relatos de Adam Johnson subyace un pequeño haz de luz, de esperanza que nos incita a creer que aún hay una salida para sus personajes. Tal vez en eso radica la belleza de este libro o de la literatura en general: en que es capaz de generar esperanza y fe en el ser humano. En cualquier caso, George Orwell fue amigo mío es sin duda una de las mejores lecturas que llevo este año,  es un libro que no debería pasar desapercibido.

George Orwell fue amigo mío. Adam Johnson. Seix Barral.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina

Licenciado en Informática por la Universidad
de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante
(2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma
de John Wayne (2011, premio Castillo-
Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio
Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio
Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies