Las lanzas coloradas, de Arturo Uslar Pietri: la sangre vertida en la guerra

Portada de Las lanzas coloradasLas lanzas coloradas fue la primera novela del Arturo Uslar Pietri, intelectual venezolano que, además de escritor, ejerció como productor de televisión, periodista y abogado, y es una de esas obras literarias que, definitivamente, marcaron el comienzo de una nueva forma de escribir en lo que hoy día conocemos como la narrativa hispanoamericana. Con una prosa rica y vanguardista, Arturo Uslar Pietri es, sin lugar a dudas, uno de los mayores innovadores de la literatura en habla hispana. Resulta admirable que este autor rompiera de un modo tan arrollador con la que fue su primera novela a la que siguieron media docena más entre las que destacan El camino de El Dorado, Oficio de difuntos o, la última de todas, La visita en el tiempo. En todos los libros de Arturo Uslar Pietri está presente Venezuela, el país donde nació y murió, siendo considerado uno de los personajes más críticos con la política venezolana.

Las lanzas coloradas puede considerarse como una novela histórica, pues la trama de la novela se desarrolla durante los primeros años de la independencia venezolana, concretamente el episodio en el que el general realista José Tomás Boves luchó contra las tropas de Simón Bolívar en la contienda conocida como batalla de La Victoria.

El autor describe a unos personajes que en ocasiones parecen actuar movidos más por sus convicciones personales que por su patriotismo y nos narra con un realismo magistral la cruenta guerra que acabó siendo un baño de sangre. De hecho, Las lanzas coloradas aluden al color rojo de la sangre derramada, como el mismo autor escribe:

La sangre chorrea de las lanzas, corre por las astas, se coagula en el labrado de las manos, trepa por los brazos tensos, alcanza los cuerpos y baña la mitad del caballo.

(…)

…con trajes de seminaristas, recibían de un hombre maldiciente una sumaria explicación del manejo de las armas. Suavemente dejó resbalar la mano de la reja, y fue a desplomarse sobre la tierra húmeda, la carne pesada de muerte, y teñidas de sangre en el ocaso, las lanzas coloradas triunfantes en La Victoria, salvaron ese día la República.

Los indescriptibles sucesos sociales y confusiones psicológicas de la población, las vivencias de una sociedad que aún era inmadura e inculta, la involucración en el conflicto de unas castas sociales que seguían siendo esclavistas y que no deseaban la emancipación de la corona española, son una amalgama de sentimientos y encontronazos continuos a lo largo de toda la novela.

Las lanzas coloradas refleja a la perfección y de forma extraordinaria el absurdo de la guerra, el coste en vidas que se cobró aquella serie de cruentas batallas, así como la desilusión, la pérdida de ideales y en la horrible sensación de que, tras la batalla, quedaría un país arrasado por la muerte y la destrucción. Venezuela y su historia son parte fundamental de la trama de la novela y figuras como la de Simón Bolívar, están siempre presentes y obsesionan a los personajes a lo largo de toda la obra, y vertebran, aún sin ser actores de la novela, la historia principal.

En el comienzo de Las lanzas coloradas se nos presentan a los personajes principales: don Fernando y doña Inés, los dueños de una hacienda conocida como El Altar, así como Presentación Campos, el mayordomo de la hacienda y el capitán David, que viene de visita antes de embarcarse en la guerra junto a don Fernando.

Desde el principio se perfilan las personalidades de los personajes que conducen la historia. El desprecio de Presentación Campos a los esclavos de la hacienda se hace potente desde el primer capítulo, además de la soberbia y la agresividad que van a caracterizar a este personaje durante toda la novela.

Doña Inés, sensible y permanentemente asustada por la guerra, se deja llevar por los relatos edulcorados del capitán David acerca de otros mundos, soñando despierta con Europa y sus lujos. Don Fernando, en cambio, es más realista, aunque carente de fuerza y de carácter.

La trama de la novela se desarrolla de una forma lineal en términos generales, a excepción de una digresión que dura un par de capítulos. Aquí se cuenta, por una parte, la historia de El Altar y de cómo la familia Fonta llegó a habitar la hacienda, y, por otra parte, la juventud de don Fernando.

Don Fernando de joven estudió en Caracas, donde conoció una fe en Dios que posteriormente le traicionó. Ante el horror del mundo, Fernando se separa del camino religioso y va a parar con los revolucionarios, el lugar en el que se gesta la guerra que va a estallar.

Con los revolucionarios, Fernando tiene que enfrentarse al mundo en el que nació: la esclavitud y la libertad son cuestiones contrapuestas y el joven amo tendrá que hacer un viaje interior para comprender los supuestos teóricos de la revolución. Será su tarea despertar en sí el sentimiento de pertenencia a la nación, abriendo su hogar más allá de las puertas de El Altar.

En ausencia de don Fernando la hacienda El Altar y la propia Inés sufren la violencia de Presentación Campos, que debe huir y va a parar a las filas de los patriotas en la guerra. Desde esta nueva posición, el antiguo mayordomo de la hacienda está en posición de ejercer la violencia como siempre quiso, aun cuando es incapaz de quitarse la obsesión malsana por Simón Bolívar que mueve su odio.

Don Fernando y el capitán David se alistarán en las filas de los realistas, los que buscan la independencia de Venezuela, movidos por el idealismo. La guerra estalla en el corazón de la novela y se presenta de una forma sorprendentemente neutra, tratando a ambos bandos como iguales.

La complejidad asalta a la novela en la cantidad de temas que aborda y las tramas que cierra, en un espacio no tan dilatado. La capacidad de Arturo Uslar Pietri de trasladarnos de la hacienda a Caracas, y de los asuntos del hogar a la guerra es soberana: resulta casi imposible perder el hilo, aun cuando se están tratando temas tan diferentes.

Las lanzas coloradas es, en definitiva, una extraordinaria novela, un magnífico retrato de la Venezuela colonial y de la guerra, pintado por personajes dicotómicos que muestran tipos humanos opuestos entre sí.

Las lanzas coloradas. Arturo Uslar Pietri. Cátedra

Reseñas sobre literatura hispanoamericana en Cicutadry:

 

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies