Martín Rivas, de Alberto Blest Gana: el desarrollo de la literatura chilena

Portada de Martín Rivas, de Alberto BlestMartín Rivas, la novela escrita por Alberto Blest Gana está considerada por los críticos literarios como la primera novela de la literatura chilena. Publicada en el año 1862, la obra comprende una temática realista, ofreciendo un interesante análisis histórico sobre los funcionamientos y los entresijos de la sociedad de Santiago de Chile en aquella época en la que el autor se centra en las diferencias entre distintas clases sociales surgiendo, en un momento dado de la novela, una casi inevitable historia de amor entre el protagonista y una joven de familia acaudalada.

Nada más comenzar la novela, Alberto Blest nos presenta al protagonista de esta historia, Martín Rivas, como un joven lleno de talento, con buen corazón y con sanas ambiciones. Sin embargo, su vida cae en desgracia, y tiene que mudarse a la capital a vivir bajo el amparo de la familia Encina. Por una deuda con su padre, don Dámaso, el patriarca de los Encina, lo acoge en su hogar. Este es un miembro de las clases altas de Santiago de Chile, además de una figura relevante del partido conservador.

En general el libro está atravesado por las convulsiones políticas de la época, y por choques sociales evidentes, como por ejemplo las diferencias entre clases. Entre estos dos personajes se establece una especie de tregua cuando Martín se ofrece a llevar la contabilidad y diferentes trabajos de Dámaso y se niega a cobrarle por ello.

Sin embargo, la dinámica general a la que se tiene que enfrentar el joven es a la de la humillación. En este sentido, Martín Rivas sufre pequeños desprecios sutiles en el trato por parte de casi toda la familia y la alta sociedad de la capital.

Por otra parte, en el aspecto más positivo, el joven Martín Rivas trata de aprovechar la ciudad y sus nuevas oportunidades para formarse en leyes y para empezar a conocer gente por los cafés y por las tertulias, dejándose ver por el ambiente intelectual y social de la época. Con todo, siempre notará una insalvable distancia entre él y la clase alta de Chile. Gracias a su vida académica y social, Martín conocerá a Rafael San Luis, con quien trabará una gran amistad y que resulta ser un viejo conocido de la familia Encina, pues en tiempos pretendió a una de las sobrinas de don Dámaso. También conocerá a Edelmira, la hija de Rafael, quien acabará perdidamente enamorada de Martín Rivas, sin que este lo sepa.

La distancia social se refleja perfectamente en la relación que mantendrá Martín Rivas con Leonor, la hija de don Dámaso. Esta al principio le trata con desprecio y con distancia, ignorando las propuestas de este y desoyendo sus cumplidos y sus súplicas. Sin embargo, poco a poco deja de verle como a una persona inferior y empieza a comprobar las maravillosas cualidades de este joven, así como su buen corazón. Aunque esta sea la trama principal, existen tramas paralelas y una gran serie de personajes en la novela que ilustran a la perfección las diferentes clases de la sociedad chilena, sus intereses, inquietudes y sus influencias políticas. En la novela también se trata un tema muy del siglo XIX: los matrimonios de conveniencia. Edelmira será dada en mano a un hombre de buena posición social. Martín, comprendiendo que Edelmira nunca podrá ser ffeliz con un hombre al que no ama, le ayudará a escapar para evitar el matrimonio.

Desde el punto de vista del estilo, en esta novela se dela traslucir que Alberto Blest es un autor que bebió en sus primeros momentos de la influencia del viejo continente para luego, según crecían sus dotes, desarrollar un estilo más particular. Lo primero que trabajó fue el naturalismo de Zola o Balzac. Es decir: utilizar la ficción como un espacio en el que poder experimentar con una posible realidad paralela. Preguntándose por los problemas sociales de su tiempo. Ese mismo espíritu se ve en esta obra, solo que con el filtro del costumbrismo, es decir: tratando de reflejar las costumbres, los detalles o las vidas cotidianas de las diferentes personas de una región.

Por lo tanto, en esta obra consigue ya crear una perfecta síntesis entre ambos modelos. Si hubiese que añadir otro pilar a su versatilidad narrativa, ese pilar sería el del romanticismo. Es decir: utilizar patrones narrativos de siglos anteriores y tratar de buscar en base a las relaciones un nuevo significado para la propia obra. Otro elemento que, efectivamente, se reproduce aquí al traer a la palestra la clásica historia de un amor imposible entre personas de dos rangos sociales.

Martín Rivas es una novela que se lee con bastante agilidad y que destaca por su tono costumbrista y su acertado y preciso retrato de la sociedad de la época, además de ser la obra con que se inicia la tradición literaria chilena.

Martín Rivas. Alberto Blest. Cátedra

Reseñas sobre literatura hispanoamericana en Cicutadry:

 

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies