Sapiens, de Yuval Noah Harari: un viaje por la historia de la humanidad

Portada de Sapiens, de Yuval Noah HarariLa intolerancia y el genocidio han existido desde la noche de los tiempos. Una afirmación así no nos debe parecer algo sorprendente, pero es el punto de partida de un ensayo original y ambicioso que comienza por referirse a la desaparición de los neandertales como el primer genocidio de la historia de la humanidad, perpetrado, en este caso, por los Sapiens. Como el lector sabe sobradamente, no ha sido este el único exterminio practicado por nuestros congéneres a lo largo de nuestra breve historia como especie, de hecho, el autor cita otros ejemplos de exterminio que incluyen el de la fauna animal de continentes enteros y nos asegura que no es un comportamiento exclusivo del hombre actual, sino que hace miles de años, los hombres se comportaban exactamente igual que ahora.

En Sapiens, subtitulada como De animales a dioses, el profesor Yuval Noah Harari pretende hacer un compendio sobre la historia de la humanidad, lo que, tratándose de una obra de solo 500 páginas, puede parecer una labor titánica. Pese a que su volumen puede imponer a algunos lectores, lejos de ser una lectura repetitiva, o de caer en lugares comunes, Harari consigue un texto que no deja indiferente a nadie y que nos muestra a nosotros mismos y a nuestros congéneres desde una perspectiva quizás poco favorecedora, pero necesaria para la autocrítica que se lleva a cabo a lo largo del libro.

El ensayo está dividido en cuatro partes fundamentales: la primera sirve como preámbulo a las siguientes, ya que en ella se explican los principios de la vida y los albores de la humanidad desde una perspectiva más científica; las otras tres dan una perspectiva distinta sobre tres momentos de la humanidad claves, que Yuval Noah Harari denomina revoluciones: la revolución cognitiva, que surge con el lenguaje, la revolución agrícola y la revolución científica.

Para poder explicar qué significado tiene la humanidad y cuáles son las consecuencias de su existencia, es necesario empezar por el principio. Y el verdadero principio no es el momento prehistórico, no son ni siquiera los avatares de la evolución que nos han traído hasta el homo sapiens actual.

El principio de la vida reside en la materia, por eso es importante comenzar desde la física. Pero comprender la materia también significa entender sus relaciones, por lo que también resulta indispensable mencionar la química. Más palpable es el papel de la biología, que estudia la efectividad de la materia componiendo seres vivos.

Partir desde hechos tan básicos es lo que permite al ensayo ahondar en las cuestiones que hacen única a la humanidad. Las diferencias fundamentales entre el homo sapiens y el resto de la vida del mundo provocan la primera de las grandes masacres que manchan las manos de la humanidad, la de los neandertales. Una de las diferencias más notables parte, según el autor, de la invención del lenguaje.

Para el profesor Harari, el lenguaje posee una capacidad única para transmitir información acerca de cosas que no existen en absoluto. Mediante el lenguaje los sapiens fueron capaces de crear mitos que les proporcionaban la capacidad de cooperar en gran número, cosa que los neandertales eran incapaces de hacer. A través de los mitos, los sapiens transmitían lo que el autor denomina ficciones colectivas que les permitían superar las limitaciones de la vida tribal. Según Harari, los dioses, las naciones, el dinero, o las leyes, por citar algunos ejemplos son ficciones, porque representan abstracciones, no existen de forma material, salvo en la imaginación de los humanos. Ahora bien, que el autor se refiera a esos conceptos como ficciones no significa que sean mentiras, sino que los sapiens los convierten en creencias compartidas que hacen posible la cooperación Y esa cooperación dará lugar al primer gran salto en la escala que diferencia al neandertal del sapiens. Esta cooperación dará lugar a la construcción de sistemas políticos y religiosos y esto nos llevará a formas de gobiernos como la del imperio que, a lo largo de la humanidad, será una de las formas predominantes.

La primera de las revoluciones la sitúa Yuval Noah Harari en el neolítico. La agricultura obliga a los humanos a asentarse y organizarse de una forma práctica y coherente. Aquí nacen las primeras desigualdades entre los distintos miembros de la raza humana: en cuanto a la producción, el acceso a los recursos, el consumo de los mismos… Y, desafiante, Harari señala aquí los inicios del patriarcado, haciendo hincapié en una de las luchas más denostadas, pero también de las más virulentas, de los humanos: la que se libra entre hombres y mujeres.

Tras la división sexual del trabajo y la distribución desigual de los recursos, el homo sapiens comienza la guerra contra sí mismo. La segunda revolución que Harari señala es la que se da con el inicio de las guerras a nivel global.

Por una parte ataca la religión, particularmente la monoteísta, como motivo de algunas de las guerras más crueles que ha vivido el mundo. Pero el imperialismo no se queda atrás en su crítica, pues el afán de dominación y la avaricia también han marcado el destino del planeta, no solo en el pasado, sino también ahora.

Por último, el autor hace un repaso más o menos exhaustivo por los grandes avances científicos de la humanidad. Para ello escoge una horquilla temporal bastante amplia, comenzando en el siglo XVII y llegando incluso a comentar algunas de las tecnologías más punteras en el ámbito de la genética.

Pero Sapiens, como el lector ya habrá sospechado, no es un libro conformista. El cientificismo esconde una cara oculta sobre la que es necesario llamar la atención y actuar. El autor viene a demostrarnos como tesis de esta obra que, tras miles de años, seguimos siendo, en muchos aspectos, los mismos. Si bien la tecnología y los avances científicos han mejorado nuestro nivel de vida, el discurrir de la humanidad no es un proceso acabado, sino en permanente construcción y análisis. No se puede demostrar que seamos más o menos felices. Harari acaba apostillando que, en ese proceso de construcción, la humanidad camina hacia una esfera superior: tocar la cima de la deidad, convertirnos en dioses.

Sapiens. Yuval Noah Harari. Debate

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies