Un momento de descanso

Paseo de Linarejos (Linares)

Paseo de Linarejos (Linares)


Es el paseo, una avenida peatonal de unos quince metros de ancho. Arbolado más o menos denso, pensado para ofrecer sombra en los calurosos días del verano. La parte central corre ancha con dos filas de bancos de azulejos, los pasillos laterales son más estrechos y tranquilos; la cercanía del tráfico aleja a niños con balón o en bicicleta, y tienen también su fila de bancos de madera. Un kilómetro largo recorrido por beatos camino del santuario, niños aprendiendo a montar en bicicleta, jubilados rebajando el colesterol.
 
En los bancos más expuestos, los grupos de amigos, las familias, las parejas; comen pipas, vigilan a los pequeños, estiran la tarde, descansan de la promesa diaria. En los más resguardados, se dan los primeros besos y las primeras caricias. Se busca el frescor de la tarde que concluye.
 
Ya no hay tráfico hacia los polígonos industriales ni las minas, ya no hay trabajo al que asistir. En el santuario encienden las velas y se hacen las novenas pidiendo un contrato. Pero sigue haciendo falta un momento de descanso para seguir, aunque más desanimados que nunca, el paseo de los sueños por cumplir.
 
Fotografía y texto: Rafael Maldonado

Acerca de Rafa

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies