Capítulos que se le olvidaron a Cervantes, de Juan Montalvo: ensayo de imitación de un libro inimitable.

Capítulos que se le olvidaron a Cervantes, escrita por el ensayista y pensador ecuatoriano Juan Montalvo, salió a la luz en el año 1895, de forma póstuma, como una secuela de la aclamada y emblemática obra de Cervantes Don Quijote de la Mancha.

A grandes rasgos, la novela de Juan Montalvo sigue un guion similar al de la obra cervantina. El nomadismo de los protagonistas por los caminos y las ventas de la península ibérica medieval forman parte del hilo conductor. En esta ocasión, entre otros lugares, se adentran por territorios de la actual Andalucía.

El punto de partida de los Capítulos que se le olvidaron a Cervantes.

En Capítulos que se le olvidaron a Cervantes, don Quijote y Sancho Panza se encuentran en medio de un solitario lugar en un momento indeterminado perteneciente a su tercera salida y posterior a su estancia en el castillo de los Duques.

Mientras Don Quijote espera algún mensaje o señal de su por siempre adorada Dulcinea, escucha el llanto de un infante abandonado, que luego entrega a los brazos de su madre, en un pueblo donde los lugareños los reciben y quienes muy atentamente, escuchan las historias de aventuras y caballería que cuenta Don Quijote mientras pasan la noche.

A partir de allí, Don Quijote y su fiel escudero Sancho, van de pueblo en pueblo sumergiéndose en aventuras, peligros y situaciones divertidas y no tanto, con seres encantados, caballeros y gigantes a través de la Península. La primera y última novela del autor es una continuación de Don Quijote de la Mancha, con una historia ambientada en lugares y momentos indeterminados en el camino que el personaje decidió emprender, durante su tercera salida.

Estructura y estilo de la novela.

Capítulos que se le olvidaron a Cervantes cuenta con sesenta capítulos que Juan Montalvo culminó de escribir durante su permanencia en Ipiales, presentados a través de una introducción llamada “El Buscapié”, en la que el autor devela que su motivación es imitar el Quijote, pues seguro estaba que Cervantes la escribió para que se leyera y se copiara.

Juan Montalvo deja muy claro en su extenso prólogo que la novela se trata de un “ensayo de imitación de un libro inimitable”. A través de Capítulos que se le olvidaron a Cervantes el autor logra llevar a cabo su propuesta de emular, desde la humildad y la admiración, la obra de Miguel de Cervantes, resucitando los icónicos e inolvidables Don Quijote y Sancho.

No en vano “Capítulos que se le olvidaron a Cervantes” es considerada una de las más mejores y más representativas recreaciones del inolvidable personaje escrito por Cervantes. Llena de un alto nivel lingüístico, utilizando dos herramientas fundamentales en su obra, un lenguaje simple y depurado y el sentido del humor que sigue muy de cerca al creador del Quijote.

Algunas referencias del autor

A través de los años, Don Quijote pasó de ser un personaje literario en una obra extraordinaria, a ser un personaje de culto de la literatura, convirtiéndose en imagen de un colectivo que lo ha dibujado desde su imaginación e interpretación.

En el texto, el lector encontrará muchísimas referencias a libros y obras de caballerías, así como también alusiones de un conjunto de personajes propios de la política ecuatoriana de la época, que el autor introduce para mofarse de ellos. De igual manera, es fácil hallar rastros de reiteradas críticas a la censura de la Iglesia Católica de aquel momento y comportamientos del clero.

Es innegable que Juan Montalvo, logra a través de Capítulos que se le olvidaron a Cervantes  una gran cantidad de tendencias que evidencian ciertas preferencias del autor, como el amor a las historias clásicas, su curiosidad y fascinación por la lengua española, la poesía; y obviamente su posición ante la política y la religión, usando el humor castellano popular como herramienta narrativa.

Las versiones del Quijote como un estilo literario.

La enciclopedia española Monitor, calificó Capítulos que se le olvidaron a Cervantes mediante un artículo dedicado a Don Quijote, como el resultado de una de las mejores versiones del imponente personaje icónico creado por Cervantes, señalando que en términos narrativos y novelísticos, logra reproducir exitosamente la esencia del personaje.

Ya el título de la obra es bastante interesante, porque plantea un gancho para hacernos pensar que Cervantes pudo haber olvidado, perdido o desechado ciertos capítulos, lo cual resulta un interesante enfoque metaliterario.

No cabe duda de que Juan Montalvo supo llevar de manera airosa su propia versión de Don Quijote a partir de un ingenio muy particular, el cual usó para pasear a este personaje por distintas aventuras y situaciones en las que generalmente sale vencido dentro de la historia, pero al mismo tiempo invencible en la literatura.

Capítulos que se le olvidaron a Cervantes. Juan Montalvo. Cátedra.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Albert Camus en la redacción de Combat

La noche de la verdad, de Albert Camus: el escritor comprometido

La noche de la verdad, de Albert Camus, reúne parte de su obra periodística. Al …

Deja una respuesta