Casa grande, de Luis Orrego Luco: escenas de la vida en Chile.

Casa grande, de Luis Orrego Luco, describe a través de su novela social la historia de un matrimonio roto que, con su enlace, había causado un gran revuelo en Santiago. Además, a través de sus páginas, podemos percibir las costumbres chilenas de la época.

Argumento de Casa grande

La novela de Luis Orrego Luco generó grandes polémicas en Chile al sacar a la luz el debate sobre el divorcio en 1908, una época en la que no estaba socialmente aceptado, lo que hizo que Casa grande fuera considerada como una novela indiscreta. A través de un gran número de detalles, se muestran las pasiones de los personajes.

A lo largo de la trama de Casa grande podemos observar la evolución de una pareja que está enamorada, pero que comienza a romperse a causa de los rasgos incompatibles de cada uno. Los protagonistas principales son Gabriela Sandoval, cuyo padre, Leónidas, no está de acuerdo con el matrimonio, y Ángel Heredia.

El diálogo que mantienen Leónidas y su hija es uno de los pasajes más memorables de Casa grande y revela al lector mucho sobre cómo eran los usos y costumbres de aquella época. Si bien el padre de Gabriela intenta convencer a su hija de que quizá está pecando de ingenua, ella hace caso omiso a sus consejos.

Ambos personajes cuentan con la elegancia propia de las familias aristocráticas de la época y ponen en práctica sus valores. Tras la muerte de Leónidas, el matrimonio entre Gabriela y Ángel finalmente se hace efectivo y comienzan los problemas.

Al poco tiempo del enlace, como ya hemos señalado, los caracteres incompatibles de cada uno empiezan a generar conflictos. La situación se hace todavía más grave y evidente cuando Ángel Heredia inicia otra relación con una artista de teatro.

Es aquí cuando entra el papel de un sacerdote llamado Correa. Tras irse Gabriela a casa de su madre para refugiarse, este le aconseja a Ángel un viaje por el continente europeo antes de rehacer la relación con su esposa.

El protagonista sigue el consejo y pasa unos meses fuera, en los cuales Gabriela espera impaciente su llegada. Todo apunta a que los dos personajes van a arreglar sus diferencias y a comenzar una vida nueva. No obstante, la paz y la felicidad de la segunda oportunidad no permanecen durante mucho tiempo en la historia.

Ángel Heredia sospecha que su esposa le está engañando con Leopoldo Ruiz y decide librarse de ella. Así que, cuando una noche Gabriela Sandoval le pide una inyección de morfina, esta fallece porque su esposo en realidad le da digitalina con antropina.

Estilo de la novela

La historia narrada en Casa grande se engloba dentro de una novela social, por lo que su estilo se ve claramente marcado por el realismo propio del siglo XX.

Esto, sin embargo, no le libró de ser objeto de crítica por el lenguaje rudo y espontáneo de sus personajes. Especialmente, la crítica purista, la cual señaló la excesiva naturalidad con la que se trataban temas que eran tabúes en la sociedad de entonces o que no estaban aceptados. Por otro lado, la estructura de la narración es lineal, descriptiva y conductivista.

Sobre todo, la expresión tosca de los diálogos se refleja a través de la personalidad de los personajes y en muchas de las situaciones que se describen.

No obstante, el revuelo que generó Casa grande le dio una publicidad que propició que alcanzara un gran número de ventas, a pesar de que la lectura no era un hábito muy extendido en la sociedad. Igualmente, el estilo de la novela se contrapone al del romanticismo, ya que elimina cualquier rasgo de subjetividad en los hechos que se cuentan.

En conclusión, podemos observar los rasgos de Casa grande de forma muy evidente. En este sentido, hemos de destacar que, aunque hay dos personajes que sobresalen, Gabriela Sandoval y Ángel Heredia, se puede percibir cómo el protagonismo no es individualista, sino colectivo. Es decir, no solo recae sobre la pareja, sino sobre su clase social y sobre la ciudad, además de poner de relieve en todo momento las costumbres chilenas más marcadas.

Casa grande. Luis Orrego Luco. Editorial Linkgua.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

A propósito de nada. de Woody Allen

A propósito de nada, de Woody Allen.

Vaya por delante mi profunda admiración por el trabajo de Woody Allen. Quiero decir con …

Deja una respuesta