Felipe Delgado, de Jaime Sáenz: novela de alcoholismo y muerte

Portada Felipe Delgado-Jaime Saenz

Felipe Delgado podría definirse como la crónica de la degeneración de un hombre que acaba literalmente consumido por el alcohol. Esta novela es una de las obras más celebradas de la literatura boliviana y, sin duda, la más famosa de Jaime Sáenz, cuya producción literaria fue más prolífera en el campo de la poesía. Ambientada en los años 30 en la ciudad de La Paz, la novela nos narra los extraños sucesos que acontecen a su protagonista, frecuentemente relacionados con la bebida.

La vida de Felipe Delgado tras la muerte de su padre

La novela se inicia cuando Felipe Delgado sale en busca de un cura para que le dé la extrema unción a su padre. En el camino se para a beber en una taberna y, al salir, se encuentra con un engendro que le aterroriza. Este le hace burla, micciona y defeca en la calle para después empujarlo sobre los excrementos.

Cuando Felipe Delgado localiza al cura y llega junto a su padre, este ya se ha muerto. A partir de este suceso, comienza una serie de encuentros entre el protagonista y otros personajes que se relacionan con él a través de la bebida o por intereses económicos.

Tras el reparto de la herencia de su padre, Felipe Delgado se cambia de casa, y un día, paseando por el vecindario, es atraído hacia el interior de una bodega oscura, con bebedores asiduos como él, llamada El Purgatorio. Las visitas a este lugar se hacen cada vez más frecuentes, y la taberna y sus parroquianos llegan a convertirse en la parte más importante de su vida.

Felipe Delgado va entrando en una espiral de alcoholismo y abandono que le hacen anteponer su estilo de vida dominado por el alcohol a cualquier forma de relación amorosa, familiar, laboral o de amistad. El engendro que vio en la noche de la muerte de su padre sigue haciendo apariciones, que percibimos más frecuentes a medida que la novela avanza. Esta visión atormenta al protagonista, ya que cada vez se parece más a él.

La degeneración progresiva de Felipe Delgado es cada vez más evidente, y queda patente cuando en un accidente en la calle este toma conciencia de su estado harapiento y descuidado, o cuando comienza a pelearse con otros habituales de la taberna.

Felipe Delgado como alter ego de Jaime Sáenz

Uno de los aspectos que marcaron la vida de Jaime Sáez fue el alcoholismo. Este vicio puso en peligro su estabilidad familiar y laboral repetidas veces. Jaime Sáenz, al igual que su personaje Felipe Delgado, se hundió en los abismos de la bebida para tratar de comprender la vida y luego, cuando comprendió que el alcohol y la literatura eran incompatibles, renunció al primero y se consagró a la creación literaria, fruto de la cual salió la novela Felipe Delgado, considerada una de las obras capitales de la literatura boliviana.

Un relato sobre el alcoholismo

Aunque no se habla de la enfermedad como tal en la novela, el alcoholismo está muy presente durante toda la historia. No solo la vida de Felipe Delgado gira en torno a la bebida, sino que la mayoría de personajes se emborrachan con frecuencia, ven visiones y se meten en peleas.

La figura del engendro se utiliza como un recurso poético para describir a Delgado en un estado que ni él mismo es capaz de reconocer como suyo. El motivo del terror hacia esta visión, que cada vez se parece más a él, es el miedo y el rechazo a esa parte completamente fuera de la razón.

La forma con la que Jaime Sáenz define y retrata el proceso de degeneración del protagonista es precisa y nítida, pese al uso constante de metáforas y recursos poéticos. Aunque la forma de contarnos las situaciones a veces no es directa, la fuerza narrativa no se pierde en ningún momento y podemos comprender su dureza.

La muerte juega también un papel importante en el nudo de la historia. En muchos momentos, Jaime Sáenz la utiliza como un recurso simbólico para anticipar un punto de inflexión en el que la vida de Felipe Delgado va a experimentar un cambio.

La lectura de Felipe Delgado plantea una serie de reflexiones más allá de los hechos que relata. Cuestiones más profundas como el sentido de la vida o el alcoholismo están presentes de forma latente, y sirven para que los lectores conectemos con la historia a un nivel casi personal.

Felipe Delgado. Jaime Sáenz. Plural Editores.

Reseñas sobre literatura hispanoamericana en Cicutadry:

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

El gran mundo

El gran mundo, de David Malouf: historia de una amistad surgida durante la guerra.

Presentar a David Malouf como un escritor australiano con un padre libanés y una madre …

Deja una respuesta