Homo Deus, de Yuval Noah Harari: el camino hacia el posthumanismo.

Portada de Homo Deus, de Yuval Noah Harari

Yuval Noah Harari, autor de Sapiens, arroja una mirada al futuro en Homo Deus: Breve historia del mañana. Este historiador, reconvertido en filósofo de la historia, trata de profundizar en el futuro a partir del presente. Cómo nos afecta la tecnología, el declive de lo espiritual o si el humanismo seguirá poniendo al ser humano en el centro de las cosas son algunas preguntas que se realizan en el libro.

Un viaje al mañana

Cuando Homo Deus fue traducido al inglés desde el hebreo en 2016, no le costó escalar en las listas de libros más vendidos. Personalidades como Barak Obama, Bill Gates y Mark Zuckerberg quedaron fascinados con la prosa del escritor israelí. Pero, ¿es tan impresionante este libro?

El autor trata de adentrarse en los devenires del mañana, algo un poco heterodoxo para un historiador. La premisa es bien clara: el ser humano alcanzará, eventualmente, un punto en el que el hambre, la guerra, la enfermedad y la muerte no serán problemas. Con los cuatro jinetes del apocalipsis fuera de combate, la humanidad ascenderá a un nuevo nivel de existencia, en el cual podría equipararse al dios cristiano.

El avance de la tecnología es el que hará factible que pasemos de ser Homo sapiens a un nuevo tipo de homínido: el Homo deus que da nombre al libro. Según el autor, dominaremos la genética a tal nivel que dejaremos de envejecer y seremos inmortales; también nos uniremos con las máquinas mediante implantes, prótesis y el uso de nano robots.

¿Cómo alcanzaremos tal desarrollo, propio del ciberpunk? Gracias a la llegada de la singularidad, la cual nos llevará a un mundo transhumanista. En esencia, llegaremos al punto de la singularidad tecnológica cuando logremos una inteligencia artificial fuerte, es decir, aquella que logre automejorarse sucesivamente hasta el infinito.

Con semejante nivel de desarrollo, al ser humano poco le quedaría por aspirar. La religión quedaría totalmente superada por la ciencia y la tecnología; incluso nuestros cuerpos se quedarían obsoletos. De hecho, en el libro se puede ver una cierta crítica a la religión, la cual es vista como un mero relato artificial que se ha ido quedando obsoleto. Además, lo mismo pasaría con la política.

El futuro, en definitiva, estaría dominado por el avance de la tecnología, uno que se antoja imparable y que modificará por completo al ser humano. La ciencia no se rige por dogmas, sino por un conocimiento cimentado en la experimentación y en la crítica. También apuesta por dejar atrás el liberalismo y el libre albedrío queda en entredicho a lo largo de la obra.

No obstante, al predecir el futuro es muy sencillo caer en contradicciones. El mismo autor aboga por olvidar el liberalismo, pero habla de que algo de libertad tendrá que perdurar. Al fin y al cabo, la inmortalidad abarca un tiempo demasiado amplio como para estar quietos y sin aspirar a nada. Se afirma que las sociedades complejas no pueden sostenerse sin la religión, la cual quedará obsoleta con el avance de la tecnología y el fin del concepto alma, ya que la neurociencia desentrañará dónde surge la consciencia.

Entonces, sin una religión que cohesione a la sociedad, una espiritualidad que queda resuelta por el avance de la ciencia y un ser humano que roza lo divino, ¿cómo nos organizaremos en el futuro? Irónicamente, el autor no ahonda tanto en sus pesquisas de lo venidero y deja el enigma sin resolver.

Homo Deus no resuelve, sin embargo, las múltiples cuestiones que plantea. Tal vez las más críticas pudieran ser estas: si la inmortalidad es el destino del Homo Deus ¿tendría sentido continuar procreando? ¿Se reduciría la humanidad a hombres inmortales o seguirían existiendo Sapiens? Y si así fuera, ¿no acabarían los Sapiens convirtiéndose en un estorbo para el nuevo Homo Deus? ¿Sería necesario entonces dejar que los Sapiens se extinguiesen en favor de la nueva especie inmortal? ¿O tal vez se rebelarían los Sapiens contra los Deus?

Pese a las controvertidas preguntas que el libro plantea, Homo Deus: Breve historia del mañana es un interesante escrito que reflexiona sobre el avance tecnológico, los cambios que traerá y de cómo las religiones e ideologías van perdiendo fuerza. ¿Acertará el autor con su mirada al futuro? Solo el tiempo resolverá la respuesta.

Homo Deus. Yuval Noah Harari. Debate.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Borges en Ginebra cicutadry

Todos los libros de Jorge Luis Borges. Cartas a Roberto Godel

A mediados de 1914 se produce un hecho fundamental en la vida de Jorge Luis …

Deja un comentario