Canon de la narrativa universal del siglo XX

Mis amigos. Emmanuel Bove: La tragedia de un hombre ridículo

Hay obras literarias que se sostienen como catedrales y hay otras que producen el efecto de coquetos hotelitos donde preservar la intimidad de los personajes. En 1924, el francés Emmanuel Bove revienta las sólidas estructuras narrativas con una pequeña joya, Mis amigos (Mes amis), una de esas novelas que, dentro de su discreción, estaba llamada a perdurar como el antecedente ... Leer Más »

La mujer justa. Sándor Márai: La imposibilidad del amor

La mayoría de las personas no puede dar ni recibir amor porque es cobarde y orgullosa, porque tiene miedo al fracaso. Le da vergüenza entregarse a otra persona y más aún rendirse a ella porque teme que descubra su secreto… el triste secreto de cada ser humano: que necesita mucha ternura, que no puede vivir sin afecto. Entonces la vida ... Leer Más »

Viaje al fin de la noche, Louis Ferdinand Céline: la huida hacia el desencanto

Pocos clásicos de la literatura del siglo XX encierran una historia tan trágica y explosiva como Viaje al fin de la noche. La ópera prima de Louis-Ferdinand Céline fue una novela capaz de cambiar las reglas de la escritura en todo el mundo, y de contaminar la mente de decenas de escritores, que encontraron en esta novela un libro de ... Leer Más »

El hombre sin atributos. Robert Musil: El escritor no complaciente

Reseñar en pocas palabras una novela como El hombre sin atributos (1942) no es tarea fácil. En primer lugar, por su inusitada extensión (unas 1.600 páginas); en segundo lugar, porque no solo está inconclusa, sino que difícilmente puede adivinarse hacia dónde se dirigía la novela cuando Robert Musil (1880-1942) murió; y en tercer lugar, porque no es una novela convencional. ... Leer Más »

Suite francesa. Irene Némirovsky: Presuntos inocentes

Todos sabemos que el ser humano es complejo, múltiple, contradictorio, que está lleno de sorpresas, pero hace falta una época de guerra o de transformaciones para verlo. Es el espectáculo más apasionante y el más terrible del mundo; el más terrible porque es el más auténtico. Pura autenticidad fue lo que nos dejó Irene Némirovsky (1903-1942) en la que sería ... Leer Más »

Conversación en Sicilia. Elio Vittorini: Calma sin esperanza

Me gustan mucho las novelas que tratan sobre la actualidad de su momento. Mejor que los libros de Historia, con sus fechas señeras y sus hechos aislados, la literatura nos puede invitar a conocer la intrahistoria de la humanidad contada en el mismo instante en que ocurre, pero con la perspectiva sabia y lúcida que solo los grandes autores pueden ... Leer Más »

El extranjero. Albert Camus: Humano, demasiado humano

Sólo un genio podría conjugar el absurdo de la existencia con la felicidad: ese genio fue Albert Camus (1913-1960) y lo hizo desde su primera novela, El extranjero (L’Étranger, 1942). El libro es breve; el estilo, conciso; la trama, poco viva. Y sin embargo, en esas pocas palabras cortantes y precisas se resume el sentimiento de una época, la que ... Leer Más »

La boca pobre. Flann O’Brien: El poder de la parodia

¿De qué hablamos cuando hablamos de literatura? De juego, de una especie de espejo de la realidad que a veces puede ser deformante, de una sucesión de mentiras que se convierten en realidad en la mente del lector por obra y gracia de un escritor que sabe hacer pasar de matute sus ficciones de manera que quien las lea crea ... Leer Más »

La invención de Morel. Adolfo Bioy Casares: La precisión de la trama

Cuando uno se acerca a una novela como La invención de Morel (1940), queda intimidado por las palabras que Jorge Luis Borges escribió en el prólogo del libro: “He discutido con su autor los pormenores de su trama, la he releído; no me parece una imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta”. Al igual que Borges, al lector que termina ... Leer Más »

Reflejos en un ojo dorado. Carson McCullers: Mentes morbosas

Soy un ferviente partidario de las novelas que se pueden leer de un tirón, sea por su brevedad o por su interés. Y cuando estas dos circunstancias se dan juntas, la alegría de la lectura se multiplica. Pruebe el lector a sentarse una tarde delante de Reflejos en un ojo dorado (1941) y comprenderá el irresistible encanto de las novelas ... Leer Más »

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies