Entre Marx y una mujer desnuda, de Jorge Enrique Adoum: un texto con personajes

Portada de Entre Marx y una mujer desnuda, de Jorge Enrique AdoumEntre Marx y una mujer desnuda, subtitulada como Texto con personajes, ya plantea un reto desde su propio título y hace que el lector se plantee si se encuentra ante una novela u otra cosa. Y lo que el lector encontrará es una obra complejísima y difícil de leer que exige un esfuerzo y una concentración notables. A primera vista, el título parece sugerir que el deber y la militancia política deben estar separados del placer y los instintos. Según declaró el propio autor Jorge Enrique Adoum:

“Entre Marx y una mujer desnuda corresponde a los dos extremos de lo que constituye la vasta gama de las preocupaciones del hombre contemporáneo: los problemas sociales y colectivos, y los problemas íntimos y privados, que no siempre se complementan pero que tampoco se oponen siempre”.

El título no nos hace sospechar, sin embargo, de la complejidad estructural planteada en la que, por poner un ejemplo, uno de los protagonistas, un trasunto del propio Jorge Enrique Adoum, se nos muestra como narrador pero también como autor de una novela que se está escribiendo; otro de los protagonistas, Galo Gálvez, es también escritor en la realidad y personaje de la novela que se está escribiendo por parte del escritor/narrador. El subtítulo de “texto con personajes” parece sugerirnos un universo pirandelliano en el que habitan seres ficticios que conviven con seres reales.

Para aquellos lectores curiosos que se decidan a leer este libro les advierto que se encontrarán con una novela experimental. Para poner un ejemplo de esto, Jorge Enrique Adoum recurre en esta obra a continuas citas sobre las que se desarrolla la mayor parte de la novela. En las primeras páginas, aparecen citas de Julio Cortázar, James Joyce, Sartre o  Gorki, entre otros. ¿Se puede escribir una obra narrativa haciendo una especie de collage de citas, textos periodísticos, anuncios y retazos de textos? Jorge Enrique Adoum nos demuestra con innegable maestría que sí es posible.

Entre Marx y una mujer desnuda evoluciona de manera recursiva, pues el propio autor, que ejerce como personaje y narrador  menciona en la novela  el proceso de creación de esta obra literaria. Para poner la acción en un contexto temporal, diremos que esta novela está ambientada en el Ecuador del siglo XX y contiene referencias a acontecimientos históricos como el asesinato de Sandino, varias de las dictaduras hispanoamericanas, el golpe de Pinochet en Chile o el bloqueo a Cuba. Adoum se refiere a toda una época y la documenta con cartas, reportajes, anuncios periodísticos, y figuras de la literatura ecuatoriana como el novelista Joaquín Gallegos Lara o el poeta César Dávila Andrade, quienes aparecen en la novela bajo los nombres de Galo Gálvez y El Fakir, respectivamente.

En un tono que a veces roza la parodia, Jorge Enrique Adoum nos conduce a través de los diferentes planos narrativos mostrándonos a unos personajes que se entrelazan de forma recursiva. Así por ejemplo, el personaje del novelista, alter ego de Adoum, mantiene diálogos consigo mismo y con sus personajes, llegando a ironizar en algunos momentos que ya no sabe si habla con una persona, con un personaje, o con ambos al mismo tiempo. La estructura, de por sí compleja, queda remarcada por los diferentes estilos de lenguaje utilizados: el lenguaje político, el de los indios, el de la burguesía, todo ello aderezado con textos periodísticos, anuncios, poemas, etc. Como ya mencioné antes, esta obra es un auténtico collage narrativo.

En esta novela el lector se encuentra frente a un reto, incluso para encontrar una línea argumental, pues lo que encontrará son varios planos de lectura que se superponen por capas o niveles. Así, el lector se encontrará con la historia de Bichito, una mujer a la que el autor le habla en una especie de notas o recuadros escritos al margen. La historia de Bichito y su amante es la de una relación feliz y llena de amor. Tal vez por eso Adoum la representa escrita al margen, para indicar al lector una idea de que algo tan “perfecto” es excepcional y está fuera de los “márgenes” normales que plantea con el resto de las historias.

Por otra parte está la historia de amor entre el narrador y Rosana, que es al mismo tiempo la historia de un adulterio. Rosana es una mujer de clase media-alta casada con Fabián, “el Cretino”, un terrateniente que representa la burguesía más rancia y pretenciosa. Rosana y el narrador planean el asesinato del “Cretino”, aunque este no se llevará nunca a cabo. Precisamente el personaje del “Cretino” será el detonante de las reflexiones sociales de ideología marxista que se desprenden de esta novela. La historia de los indios campesinos y sus problemas con el suministro de agua y el analfabetismo.

También tenemos la difícil relación entre Galo Gálvez y su esposa Margamaría. Galo Gálvez es un escritor, un intelectual comprometido políticamente con la ideología marxista y que sufre una parálisis que le impide caminar. Con cierto paralelismo al adulterio planteado entre el narrador y Rosana, Margamaría le es infiel a Galo Gálvez y terminarán separándose.

Y por otra parte tenemos la relación que mantiene el autor con su propia obra. En un contexto casi metaliterario, se desprende la pasión del autor por la Literatura y llega a comparar el acto de escribir con el acto sexual. De hecho, esta pasión del autor competirá en cierto modo con el amor que siente por Rosana y nuevamente nos presenta el conflicto que parte del título: si por un lado el personaje de Galo tiene que elegir entre el amor por su esposa y su actividad política, el autor se ve en la diatriba de escoger su amor por el acto creativo o el amor por una mujer (desnuda o vestida). Curiosamente, en este caso terminará venciendo el primero.

Entre Marx y una mujer desnuda. Jorge Enrique Adoum. Literatura Random House.

 

Reseñas sobre literatura hispanoamericana en Cicutadry:

 

 

Puntúa el artículo

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

´Reseña de cicutadry sobre La atadura, de Vanessa Duriés

La atadura. Vanessa Duriès

Vanessa Duriès era una joven francesa de 20 años cuando entró por primera vez en …

Deja un comentario