Caminante

Unos pies se pasean por la orilla de un lago.
Unos pies de caminante anónimo.
Unos pies que se desahogan del cansancio de un año.
Unos pasos que no dejan huella.
Huellas que se disuelven bajo las mismas pisadas.
Silencio… Nada se oye. El rumor cristalino del agua
se congela junto a los pies del caminante.
Quietud…Nada se mueve. Los círculos concéntricos del agua
quedan paralizados bajo el andar del caminante.
Algunos pájaros lejanos callan sus voces para el instante.
El susurro del sol de la mañana hace crecer las flores a su paso.
Flores que curan, que respiran aire limpio.
El caminante se mueve ajeno al bullir del mundo.
No hay nada más. Hay todo el tiempo deseable
para escuchar el momento.

Fotografía y texto: Eva Molina

Acerca de Eva Molina García

Eva Molina García

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies