Caminando por el infierno de Monrovia, capital de Liberia (3) “Nuno Cobre detenido por los Estados Unidos de América”

Liberia3He seguido por Lynch Street y me he encontrado por casualidad con el estadio Antoinette Tubman abierto. Vaya, he descubierto que se celebraba el día internacional de la mujer y me he metido en un estadio de césped artificial sembrado de carpas multicolores y unas gradas invadidas por mujeres. Bajo un palio, una personalidad daba un discurso y detrás de ella y a su derecha, se sentaban las “autoridades”, los blancos y demás élites. Aquí me he encontrado con John al que he fotografiado por primera vez con mi cámara nueva y luego me he dado cuenta que también estaba por ahí de Verina poniendo cara de comprometida.

He sacado varias fotos y me he marchado de allí, siguiendo por el UN Drive. Me ha parecido la ocasión perfecta para visitar el mercado de cemento amarillo y rojo sangre que destaca en UN Drive. Berty me lo calificó una vez como de ‘interesante’. Al entrar, me ha llegado un olor casi hediondo a pescado. Bajo una nave enorme, se distribuían decenas de mujeres que vendían un pescado que me ha resultado asqueroso, oscuro, prácticamente carbonizado. He olvidado a ver este panorama, que llevaba ya unas cuantas horas sin comer nada y he deseado irme de allí cuanto antes.

De nuevo bajo la luz del sol, he subido hasta arriba por Clay Street, más modesta que sus calles vecinas de la izquierda, y donde las chabolas destacan. Por aquí se me han cruzado varios muchachos cargando sacos de arroz sobre sus hombros. Por Clay Street me he perdido un poco puesto que es una calle que se bifurca de pronto a la izquierda. Le he sacado una foto al African Methodist Episcopal University y al poco me he encontrado con mi amigo Lormu con esa sonrisa entre burletera y pocas luces que defiende. Hemos hablado unos minutillos y luego le he sacado una foto. En frente habían varias portadas de revistas donde las escaramuzas guerrilleras en Costa de Marfil y la reaparición de Prince Johnson, copaban las portadas. Desgraciadamente, parece que lo de Costa de Marfil empieza a oler realmente mal.

Me he metido por Mc Donalds y he vuelto a recalar en Benson Street donde le he sacado una foto al asfalto y he hecho además otros retratos curiosos. Le he sacado una foto al ‘capataz’ chino que dormía muy cansado, provocando las risas de un liberiano y un libanés que salía de su tienda. Sin embargo, una de las obreras me ha dicho que por qué le he sacado una foto a su jefe y le he dicho porque soy un hombre libre. Reconozco que esto de llevar una cámara de fotos es incómodo, también lo es para mí.

Luego he seguido caminando y fotografiado a una cesta llena de camarones y a varios muchachos. Entonces he seguido caminando por Benson Street e ingenuamente le he sacado una foto a una pequeña puerta de la nueva embajada norteamericana. Automáticamente ha salido un policía, se ha presentado y me ha preguntado que si he sacado una foto a la embajada. Le he dicho que sí, que no he visto el letrero, que no hay problema, que la borro ahora mismo. Pero el policía me ha quitado la cámara de las manos y se la ha pasado a otro policía que vestía de azul marino. Era un tipo alto, arrogante y que me ha sonreído de manera chulesca cuando le he dicho que no he hecho absolutamente nada.

Esta crónica de viaje procede del blog del Nuno Cobre http://www.laspalmerasmienten.com/

* Nuno Cobre es escritor, colaborador de El País y aventurero. En su blog cuenta la Vida en África y se sumerge en el fuego de la literatura.

Acerca de Nuno Cobre

Avatar
Nuno Cobre es escritor, colaborador de El País y aventurero. En su blog cuenta la Vida en África y se sumerge en el fuego de la literatura.

Check Also

Libro de Navidad

La Navidad en la Literatura. Felicitación navideña de Cicutadry

Hay pocos libros que aborden de un modo exclusivo la temática navideña, a excepción, eso …

Deja un comentario