Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago: retrato de una sociedad enferma.

Portada Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago

José Saramago es uno de los autores portugueses contemporáneos con mayor fama mundial, gracias a abordar cada una de sus obras desde un punto de vista distinto. Además, jamás se dejó vencer por el mercantilismo a pesar de haber ganado el Nobel en 1998. Tres años antes de conseguir ese galardón publicó Ensayo sobre la ceguera, una profunda reflexión filosófica que nos sigue sorprendiendo.

Decía José Saramago en una entrevista que logró encontrar su estilo leyendo sus textos en voz alta. Y quien haya leído alguna vez a Saramago descubrirá por qué dice esto. Su particular forma de dialogar las novelas puede generar confusión al principio pero si el lector toma una novela como Ensayo sobre la ceguera y la lee en voz alta, descubrirá que tiene un ritmo del que ya no podrá deshacerse. Y lo que es más, ese ritmo le atrapará y ya no lo soltará durante el resto de la novela.

La premisa de Ensayo sobre la ceguera resultará bastante familiar a todos los que han pasado o están pasando por la crisis de la pandemia del coronavirus. De repente, una epidemia afecta a toda una población. Se trata de una ceguera colectiva, y la ciudad y todo el país donde sucede la acción se quedan paralizados, bloqueados.

José Saramago, como buen escritor portugués, siempre utiliza metáforas con una gran carga de profundidad. ¿Qué es esa ceguera realmente? Los que la padecen, ¿son ciegos o están ciegos? Con un comienzo tan impactante, Saramago nos describe cómo una epidemia, metáfora de cualquier tipo de crisis, puede afectar a una población que cae en el desánimo, en la indiferencia, en la mezquindad, en el egoísmo y, en definitiva en el automatismo de hacer las cosas sin un porqué. En Ensayo sobre la ceguera, Saramago nos retrata con total impiedad a una sociedad enferma, podrida, sin moral.

Una sorprendente trama

Ensayo sobre la ceguera nos narra la historia de seis personajes distintos, todos innominados, que tienen como único punto en común a la mujer del médico. Todos, salvo esta última, han pasado por una dura cuarentena para curarse de la ceguera blanca, una enfermedad que provoca el pánico y la alteración de todo lo establecido hasta la fecha.

Al principio de la obra, se expone cómo los pacientes son confinados y de qué forma afrontan esta nueva forma de vivir. Poco a poco se observa que los que se comportan de un modo más inmoral e insolidario son los que parecen triunfar en el caos, al menos inicialmente.

Así, en momentos duros donde hay falta de víveres y necesidades que cubrir, solo los más egoístas consiguen sobreponerse a tan complicada situación. Los pacientes no tardan en saber que el control de los alimentos básicos está manejado por una cuadrilla armada.

Tras rebelarse, abandonan el manicomio en el que están aislados para constatar que habían sido abandonados a su suerte. No dudan en sumarse a la interminable procesión de enfermos que recorren las ciudades buscando cómo sobrevivir.

La mujer del médico logra hablar con seis de estos enfermos, e incluso devolverles la visión tras haber sufrido una ceguera que ha dejado al aire lo peor de sí mismos: sus vergüenzas y su verdadera personalidad.

El vaticinio de un mundo peor

Ensayo sobre la ceguera tiene diversas similitudes a La caverna de Platón (mito que el propio Saramago retomaría en la novela homónima que siguió a esta), en la que los hombres solo pueden ver su propia sombra. Saramago logró adelantarse más de dos décadas a la situación que estamos viviendo convirtiendo su obra en una predicción sorprendente.

Pero es importante que no afrontemos la lectura de esta gran novela desde un punto de vista pesimista, sino todo lo contrario. La ceguera que produce el perenne deseo de ganar más dinero, de no pensar en los demás y de no dejar nunca de escalar hacia la cima de nuestras vidas, termina por curarse en cuanto los enfermos se dan cuenta de lo que verdaderamente es importante para tener una vida llena de luz.

Ensayo sobre la ceguera es una dura denuncia de cómo vivimos ciegos en un mundo paralelo, que tiene como único final el vagar continuamente buscando una alternativa que nos haga felices. Saramago logró convertir este texto literario en casi un ensayo filosófico con profundos tintes existencialistas, y en una reflexión en voz alta (recuerden leer este libro en voz alta) de lo que presagiaba que iba a suceder con el paso de los años.

Si para algunos la obra no deja de ser el fiel reflejo de la filosofía más clásica, para otros es un perfecto ejemplo de la indudable capacidad de Saramago de usar un estilo aparentemente simple, pero al mismo tiempo único e irrepetible, para contar una historia tan dura como complicada de asimilar.

Y es que la conclusión es clara: todos hemos estado ciegos alguna vez por no querer adaptarnos a una realidad distinta, en la que siempre hay alternativas para poder apreciar los distintos detalles de nuestra existencia.

Con Ensayo sobre la ceguera Saramago firmó la que posiblemente sea su mejor novela, y dejó como testamento literario un híbrido entre la novela y el ensayo cuya lectura no deja de ser una invitación directa a reflexionar, a repasar nuestras propias ideas y a tener más presente que somos seres sociables, y que solo luchando en común por el mismo objetivo podemos seguir evolucionando, dejando atrás el caos y ese mundo personal en el que parecemos vivir enclaustrados.

Ensayo sobre la ceguera. José Saramago. Alfaguara.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Corazones cicatrizados. Max Blecher. Reseña de Cicutadry

Corazones cicatrizados. Max Blecher: La enfermedad y el confinamiento

Corazones cicatrizados es una de las grandes novelas sobre el sufrimiento que se han escrito. Su …

Deja un comentario