Franny y Zooey, de J. D. Salinger: una joya oculta de la literatura

Portada de la novela Franny y Zooey, de J. D. SalingerEl Guardián entre el Centeno y Nueve Cuentos no fueron los únicos tesoros que J. D. Salinger regaló al mundo de la literatura. Otra novela más extraña, más desconocida y más tierna fue escrita por uno de los gurús intelectuales del siglo XX. Franny y Zooey fue elaborada en dos partes, como dos relatos independientes sobre dos hermanos de una misma familia.

Franny, una chica universitaria, sufre una depresión que la encierra en el salón de la casa de sus padres. Acompañada únicamente por su gato, una duda religiosa y mística la atormenta día y noche. Zooey, por su parte, es uno de sus hermanos mayores. Es un actor de éxito y un narcisista sin ningún tipo de corrección ni de tacto. Tras infinitas súplicas por parte de su madre, Zooey decide ir a hablar con su hermana.

Una literatura casi religiosa

Nunca un argumento tan sencillo había dado para tanto. No se trata exclusivamente de una novela al uso. Todo en ella guarda tintes místicos y religiosos. Para empezar, el mismo hilo argumental recuerda mucho a los cientos de relatos taoístas en los que un discípulo incapaz de encontrar el Tao busca consuelo y consejo en su maestro.

Sin duda, la religión tiene un poder importante en la novela, pero evidentemente no lo es todo. Fue un éxito en los Estados Unidos tras su publicación, porque también ahí había un importante número de jóvenes que estaban sufriendo depresión. Por tanto, el tratamiento humano de sus personajes no se acaba en el plano religioso, también es una importante investigación de la psicología humana.

La familia Glass

Los protagonistas de esta novela forman parte de la familia Glass. Para Salinger, su mejor creación. Esta extensa familia estaba caracterizada por tener un buen número de genios precoces en su haber. Son personajes excéntricos que, según van creciendo, cambian esa genialidad de su infancia por resentimiento, agotamiento y frustración. Aparecen en más obras del autor. Algunos de sus personajes de Nueve Cuentos pertenecen a esta familia, así como sus relatos largos “Levantad, carpinteros, la viga del tejado” y “Seymour: una introducción”.

De hecho, corría el rumor tras su muerte de que había dejado un buen número de manuscritos sobre estos personajes que serían publicados al poco de su fallecimiento.

J. D Salinger siempre se ha caracterizado por ser un autor enigmático y perversamente atrayente. Ofrece la sensación a sus lectores de haber entendido algunas cuestiones vitales que muchos otros andan persiguiendo. Precisamente por esa imagen se produjo el revuelo con El Guardián entre el Centeno, que prácticamente le obligó a aislarse de la sociedad para poder seguir escribiendo en paz.

Este libro es más personal, con un estilo mucho más íntimo y más elaborado. Se aprecia una evolución con sus obras anteriores, ya que ahora esa sensibilidad que tanto gusta inunda el texto hasta hacerlo suyo. Una de las narraciones más tiernas y misteriosas que se pueden encontrar. Una especie de joya de la literatura de la que, en principio, casi nadie ha oído hablar.

Franny y Zooey. J. D. Salinger. Alianza Editorial

Puntúa el artículo

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

´Reseña de cicutadry sobre La atadura, de Vanessa Duriés

La atadura. Vanessa Duriès

Vanessa Duriès era una joven francesa de 20 años cuando entró por primera vez en …

Deja un comentario