Huracán en Jamaica, de Richard Hughes: la edad de la inocencia.

Portada de Huracán en Jamaica, de Richard Hughes

Huracán en Jamaica es uno de esos libros imprescindibles que deberían estar en todas las estanterías y que, sin duda, cualquier lector puede disfrutar. Publicada en 1929, esta novela de Richard Hughes presenta una infinidad de matices, unos personajes complejos y un argumento que atrapará al lector en una novela de aventuras algo distinta a lo habitual en donde un viaje en barco transforma por completo la vida de los personajes.

El argumento de Huracán en Jamaica.

La historia se desarrolla a mediados del siglo XIX en Jamaica, donde la familia Bas-Thornton envía a sus cinco hijos a Inglaterra después de que suceda un fuerte huracán en Jamaica, donde hasta entonces vivían con sus padres. Estos cinco niños, que emprenden su viaje con el objetivo de recibir una mejor educación, conocen a los dos hijos de la familia criolla Fernández justo en el momento de embarcar. Sin embargo, el trayecto en barco no resulta ser lo que esperaban, ya que la navegación es abordada por unos piratas y parece ser que los niños son secuestrados. A pesar de ello, estos piratas no son crueles y despiadados, como cabría esperar, de la misma forma que los niños no son inofensivos ni inocentes. 

Uno de los grandes temas que se tratan en la novela es la forma de vida de los piratas que, lejos de mostrarse como personas desalmadas, violentas y malas, se muestran básicamente como hombres tratando de buscarse la vida. Se humaniza mucho a todos los personajes y la forma del autor de hablar de los piratas hace que el libro tenga ese toque diferente y realista, porque pierden el matiz místico, y se les trata incluso con humor. 

Dado que los niños también son los protagonistas de la novela, otro de los temas esenciales es la infancia. De igual modo que ocurre con los piratas, la infancia está tratada de una forma distinta, ya que se presenta esta etapa como algo misterioso para los adultos e incluso ventajoso, ya que es el hecho de verlo todo como un juego lo que ayuda a los pequeños a sobrevivir.

La edad de la inocencia.

Para el autor, los niños protagonistas son un grupo de pequeños salvajes que no han sido educados y que no tienen remordimientos ni nociones sobre el bien o el mal. Son personas egoístas y que, contrariamente a lo que podríamos pensar en un primer momento, pueden convertirse en la peor pesadilla de los piratas.

Lo que hace que Huracán en Jamaica no sea una novela de aventuras convencional es el aparente intercambio entre la conducta que se suele atribuir a un pirata y a un  niño. Mientras los piratas aparecen como personas aparentemente inocentes y buenas, los niños presentan atisbos de violencia. De hecho, en un momento dado  sucede algo gravísimo -que no voy a desvelar- y que determinará el destino de los niños y de los piratas.

Los personajes de la novela.

Algunos de los personajes más destacables son el capitán Jonsen y el segundo a bordo, Otto, los dos piratas con los que más interactúan los niños. También destaca, sin ninguna duda, el personaje de Emily, una de las niñas secuestradas. Sus diez años de edad le hacen encontrarse entre la niñez y la adolescencia, por lo que es consciente de lo que está ocurriendo con los piratas, pero a la vez lo ve todo desde una perspectiva infantil. Lo que realmente asombra de este personaje es su gran transformación, crecimiento y descubrimiento de sí misma, que lleva a cabo a lo largo de toda la novela.

Emily habrá de enfrentarse a sí misma, descubrirá la diferencia entre el bien y el mal y, pese a ello, tendrá que recurrir a la mentira y a ocultar sus actos con la excusa de que solo es una niña, pues para los niños todo se convierte en un juego, como si carecieran de conciencia. Este personaje simboliza el cambio iniciático hacia el mundo de los adultos, en el que deberá integrarse para sobrevivir.

Mucho más que una novela de aventuras.

En definitiva, si bien se podría esperar que Huracán en Jamaica fuera una novela de aventuras que retrata de forma típica las peripecias de un grupo de niños que sobreviven a unos piratas, lo cierto es que el libro dista mucho de ser simplemente eso. Se narra la historia desde una perspectiva distinta y original, sobre todo para la época en la que el libro fue escrito: está repleto de humor, de personajes humanizados, de viajes internos y de descubrimientos personales.

Más que una novela que narre aventuras o hazañas, es una obra que muestra cómo puede ser la verdadera naturaleza de las personas. El final de la novela se resuelve el conflicto más grave generado durante la travesía, y de nuevo el autor nos asombrará con ese aparente abismo entre la edad adulta y la infancia, la mentira presentada como la realidad más creíble, pues la verdad clamaría contra la inocencia de los niños. Huracán en Jamaica es una de las mejores novelas jamás escritas sobre la crueldad infantil y posiblemente influyó para que William Golding, 25 años después, escribiera la magnífica novela El señor de las moscas. Un clásico que nadie debería perderse.

Huracán en Jamaica. Richard Hughes. Alba editorial.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

En la cama con el hombre inapropiado. José María Guelbenzu. Reseña Cicutadry

En la cama con el hombre inapropiado. José María Guelbenzu: El machismo ibérico

Más de 50 años separan esta obra de la publicación de El mercurio, la novela …

Deja una respuesta