Khaled Hosseini: Cometas en el cielo.

hosseini

No es sencillo vivir con la sombra de un pasado que pesa sobre nuestra conciencia o eso, al menos, es lo que parece querer decirnos el autor de esta novela. El protagonista de esta historia, Amir, nos relata desde su exilio en Estados Unidos los días de su infancia en Afganistán. La acción comienza en San Francisco, en diciembre del año 2001. Amir recibe una inesperada noticia de Afganistán, y esa noticia es la que da pie al protagonista para narrarnos los días de su infancia en su Afganistán natal, hasta que el estallido de la guerra con los rusos fuerza a su familia a abandonar el país, y a exilarse en los Estados Unidos, concretamente en la ciudad de San Francisco. La noticia que le llega le escuece desde el principio por varios motivos, que iremos conociendo a lo largo del libro: Hassan, amigo y compañero de juegos, así como sirviente en su casa, ha muerto. A partir de ahí, Amir, nos narrará en un «flashback» literario, los años de su vida en Afganistán y, posteriormente, su huída.Desde el comienzo sabemos que Amir tiene una extraña relación con su padre. Amir admira y venera a su padre, Baba, y desea con toda sus fuerzas que Baba lo quiera con la misma intensidad. Sin embargo, los caracteres de uno y otro son muy diferentes, y eso hace que Baba vea a su hijo con recelo, decepcionado de que Amir no comparta ni una sola de sus características o inquietudes. Con Amir y Baba viven dos sirvientes, Ali y su hijo Hassan. La madre de Amir murió al darle a luz y la madre de Hassan, que detestaba a su marido por una deformidad, cuando da luz a Hassan y comprueba que éste ha nacido con un labio leporino, se va de la casa, dejando solo al recién nacido con Ali. Desde entonces, Baba acoge a Hassan en su casa y, aunque con los años Hassan se convertirá en su sirviente, a veces Baba lo trata como si fuera su propio hijo. Esto genera continuos celos en Amir, quien desea fervientemente recibir, por lo menos, las mismas palabras de elogio que su amigo Hassan.

Pese a los celos, Amir pasa gran parte de su tiempo con Hassan, a quien comienza a leerle historias de los libros que más le fascinan. Hassan le escucha fascinado y le admira, puesto que para él, que es analfabeto, el poder entender lo que dicen los libros es todo un privilegio. Un día Amir escribe un cuento y se lo lee a Hassan como si fuese una historia más sacada de un libro. Cuando le confiesa que él mismo es el autor, Hassan lo admira aún más. Sin embargo, Amir no consigue que su padre se interese en sus escritos. Para él, de carácter pragmático, los libros son un entretenimiento superfluo, una pérdida de tiempo. Baba desea que su hijo destaque en algo que pueda despertar la admiración de los demás, algo que demuestre su virilidad, pero los deportes o cualquier otra práctica en las que Baba hubiese deseado que su hijo destacase no despiertan en absoluto el interés de Amir. Por su parte, Hassan mantiene su fidelidad más absoluta hacia Amir, y a veces da la cara por él e incluso lo defiende ante personajes como Assef, quien en una ocasión está a punto de agredirles. En esa ocasión, Amir y Hassan escapan ilesos, pero Assef jura que ambos recibirán lo que merecen.

Las cosas parecen que comienzan a cambiar cuando se organiza un concurso de cometas al que Amir decide presentarse, con la ayuda de Hassan. Tras un largo día de competición, Amir logra ganar el concurso. Cuando Hassan va a recuperar la cometa caída del último participante, a modo de trofeo, resulta ser la cometa de Assef. Amir, que ha salido corriendo detrás de Hassan, es testigo de cómo Assef y sus amigos acorralan a Hassan, lo golpean, y por último, lo violan, sin que Amir, desde su escondite, se atreva a intervenir.

Aunque Hassan jamás le cuenta a nadie lo ocurrido e ignora que Amir ha presenciado la escena, éste comienza a sentirse incómodo con su presencia, pues continuamente le recuerda su propia cobardía, y su falta de arrojo para haber salido en su ayuda.

Es así como, poco a poco, Amir comienza a planear librarse de Hassan.y para ello aprovecha una fiesta que se da en su honor para acusar a Hassan de haberle robado dinero, dinero que él mismo esconde en su cama para poder acusarle. A pesar de las pruebas, Baba perdona a Hassan, pero ni él ni su padre Ali están dispuestos a permanecer en la casa por más tiempo. A pesar de las protestas de Baba, ambos se marchan, sin que en ningún momento Hassan trate de defenderse ni acuse a Amir de la traición cometida.

Pasa el tiempo y el panorama político cambia en Aganistán. Los rusos invaden el país, y Baba y su hijo tienen que huir a Pakistan, desde donde emigran a Estados Unidos. Allí la vida es radicalmente diferente a todo lo que conocen, y si bien Amir parece acomodarse más fácilmente al ritmo de vida americano, a su padre le resulta asfixiante. Baba enferma de cáncer y logra arreglar la boda de su hijo con Soraya una compatriota que, al igual que ellos ha huido de Afganistán. La boda se celebra y al poco tiempo Baba muere. Amir comienza a publicar sus historias con cierto éxito y la vida con su esposa, pese a no poder tener hijos, transcurre feliz. Cuando Amir parece haber recuperado un cierto equilibrio, le telefonean desde Afganistán para anunciarle la muerte de Hassan. Su amigo de la infancia ha dejado un hijo y Amir se siente en la obligación de rescatarlo del opresor régimen talibán y llevárselo consigo. Viaja solo a Afganistán y, tras muchas vicisitudes logra encontrar al hijo de Hassan. Contempla horrorizado cómo ha cambiado su país, las masacres que se cometen gratuitamente contra sus propios compatriotas. Es así como se reencuentra con Assef, quien años atrás juró vengarse de ellos por la afrenta recibida. Assef tiene en su poder al chico de Hassan y le dice a Amir que para recuperarlo tendrá que luchar con él. Amir soporta una terrible paliza y cuando Assef Está a punto de matarlo, el chico sale en su defensa y lo salva. Amir huye muy malherido y tiene que esconderse de nuevo en Pakistán hasta que sana de sus heridas. Finalmente, y tras varias complicaciones legales, logra llevarse al chico consigo, de vuelta a los Estados Unidos. Pese a todo, el chico demuestra cierta hostilidad hacia sus nuevos padres adoptivos, y sólo después de mucho tiempo, parece ganar cierta confianza. La novela se cierra con otro vuelo de cometas, esta vez lo hacen Amir y el chico. Las cometas parecen simbolizar la vuelta de la inocencia y el fin de la culpa que causaba el dolor del protagonista.

Cometas en el cielo. Khaled Hosseini. Editorial Salamandra, 2007

Puntúa el artículo

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

´Reseña de cicutadry sobre La atadura, de Vanessa Duriés

La atadura. Vanessa Duriès

Vanessa Duriès era una joven francesa de 20 años cuando entró por primera vez en …

Deja un comentario