La Navidad en la Literatura. Felicitación navideña de Cicutadry

material-navideño-literario

Hay pocos libros que aborden de un modo exclusivo la temática navideña, a excepción, eso sí, de los típicos relatos cuya visión idealizada de la Navidad está claramente dirigida a un público infantil para el que la Navidad tiene algo de mágico. Pero al margen de los centenares de relatos de este tipo, algunos de gran calidad, pese a estar dirigidos a un público muy concreto, me vienen a la memoria algunos relatos escritos por autores que, de un modo u otro, quisieron dejar su visión, a veces cruel, a veces amable, de una época que, indudablemente, despierta el interés y provoca en las personas un cúmulo de buenos propósitos que, por desgracia, no tardan en desvanecerse con la llegada del nuevo año. Entre estos relatos infantiles me gustaría destacar algunos muy conocidos pero que me parecen especiales. Por ejemplo, La cerillera, de Hans Christian Andersen, un autor muy querido por Ana María Matute, o El Cascanueces, de Hoffmann, que además inspiró la genial música de Tchaikovsky. Y aunque no tienen exactamente temática navideña, vale la pena mencionar El soldadito de plomo, también de Andersen, que me recuerda a la Navidad porque en ese cuento hay un niño que recibe regalos, y aunque son para su cumpleaños, los regalos son algo que se asocia indefectiblemente a la Navidad. Igual ocurre con El gigante egoísta de Oscar Wilde, que aunque no menciona explícitamente la Navidad, nos recuerda la crudeza del invierno que es justamente la época en la que el gigante egoísta se siente más triste, solo y desamparado.

Pero sin duda alguna, el relato más obvio que todo el mundo asocia a la Navidad es el famosísimo Cuento de Navidad de Charles Dickens, un relato que ha traspasado todas las fronteras e idiomas pues posiblemente se trate del cuento navideño que en más ocasiones se ha versionado en películas, y adaptaciones de todo tipo. Naturalmente, el relato de Dickens es el arquetipo de las historias navideñas y, pese a lo conocidísimo que es, resulta absolutamente recomendable su lectura (y en general la lectura de Charles Dickens).

Existen otros muchos relatos de autores consagrados que se escribieron sobre la Navidad pensando en los niños. La lista es larga, pero vale la pena mencionar algunos nombres muy destacados: Benito Pérez Galdós nos contó su visión de la Navidad en La mula y el buey; el extravagante Valle-Inclán se refirió a ella en La adoración de los Reyes; incluso un escritor tan realista y pesimista como Dostoievsky no se resistió a su encanto en Un árbol de Noel y una boda; el gran poeta Rubén Darío ensayó con su habitual lirismo un bonito cuento de Navidad titulado Cuento de Nochebuena; y el singular e imaginativo Tolkien escribió un cuento pensado para sus nietos, Cartas de Papa Noel.

En otro orden, existen relatos navideños que parecen más pensados para un público adulto. En esa línea hay muchísimos ejemplos igualmente destacables: uno de los más originales nos lo dio el genial Isaac Asimov con su Navidad en Ganímedes, que mezcla de forma singular Navidad y ciencia-ficción; o el particularísimo relato de Chesterton titulado La tienda de los fantasmas, en la que incluye entre sus personajes (todos fantasmales) al mismísimo Papá Noel y al gran Charles Dickens. Uno de los cuentistas a quien más admiro, Guy de Mauppassant, escribió con su habitual maestría un relato fantástico titulado Cuento de Navidad. El poeta Bécquer nos relató la lúgubre historia del organillero Maese Pérez, y una autora realista como Emilia Pardo Bazán, nos dejó excelentes relatos con esa temática como La Navidad del pavo, El belén, o La Nochebuena del carpintero, y en la misma línea el injustamente olvidado Blasco Ibáñez nos narró un relato sobre la lotería navideña en El premio gordo.

Pero uno de los relatos navideños que personalmente más me gustan es el que se incluye en Smoke, de Paul Auster, el conocido como El cuento de Navidad de Auggie Wren. La historia de Auggie (el estanquero de Smoke) es ciertamente conmovedora y original. Una de las mejores historias que recuerdo de Paul Auster, cuya adaptación al cine, dicho sea de paso, me pareció espléndida.

Cuento de Navidad de la película Smoke (parte 1):

Cuento de Navidad de la película Smoke (parte 2):

Existen muchísimos más relatos sobre la Navidad, la lista es inmensa, pero estos son algunos que he recordado y de los que he querido hablar, pues todos ellos son de grandes narradores de relatos a los que admiro profundamente.

En cualquier caso, ya sea con temática navideña o sin ella, lo que les deseamos desde esta humilde página de Cicutadry es que pasen unas felices y lectoras navidades, y que el año próximo nos traiga más felicidad y también muchos más buenos libros por leer. ¡Feliz Navidad a todos!

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Retrato de Pierre Michon

Vidas minúsculas de Pierre Michon: el biógrafo biografiado

Vidas minúsculas fue publicado en 1984 con escaso reconocimiento. Fue la primera obra del autor, …

Deja un comentario