La región más transparente: El México posrevolucionario de los cincuenta.

La región más transparente es la primera novela escrita por Carlos Fuentes, que logró crear un impacto en su audiencia por retratar de manera aguda a un México vanguardista.

Fue una de las obras pioneras del llamado boom de la literatura hispanoamericana. Esta novela se nos presenta como una ruptura con los moldes tradicionales que conformaban la narrativa de ese momento, debido a su exploración pionera del lenguaje.

Contexto de La región más transparente.

Su primera publicación fue realizada en el 1958 y es la primera novela escrita por su autor, la cual surgió de la premisa de la gran influencia  de la Revolución Mexicana para el campo, plasmando el léxico de diferentes estratos económicos de la época.

La obra de Carlos Fuentes, revela a la ciudad de México de los años cincuenta, que dibuja la situación política e histórica del país azteca, después de uno de sus períodos más importantes de su Historia, la Revolución Mexicana.

La región más transparente comienza con una reunión de jóvenes intelectuales, los nuevos herederos de una reciente sociedad, quienes discuten de filosofía e identidad, para luego tomar cada uno caminos dispersos y diferentes por la ciudad, por lo que la historia comienza a dar saltos de personaje en personaje, de tiempo en tiempo.

La ciudad de México como personaje central.

Por La región más transparente desfilan todo tipo de personajes: desde los pertenecientes a la burguesía de la época, hasta los más pobres, los caídos en desgracia tras la Revolución, e incluso prostitutas, tuvieron cabida en la obra representando la simbología de una mezcla de clases.

La ciudad de México se convierte en el principal personaje de la historia, sin embargo, el lector se encontrará con muchas historias de otros personajes que de alguna manera u otra coinciden bajo el contexto político de la posrevolución, bajo una cierta paz, ambiente de fiesta y permanencia que se respira luego de que la Independencia se consumara.

La conversión y la interacción de personajes de diferentes clases, como aristócratas, ex revolucionarios, profesionales, pobres, prostitutas e intelectuales es lo más atractivo de la obra, que expone una ciudad que finalmente consigue la independencia.

Argumento de La región más transparente

El libro consta de dos relatos, no obstante, son dos piezas que no tienen ningún orden entre sí:

El primero presenta una crítica a la sociedad mexicana de los años 50: sus personajes principales son un empleado de banca que se ha enriquecido con la revolución y una heredera completamente arruinada. La característica principal que une a ambos personajes, y que está presente en todo el relato, es el sentimiento de fracaso.

El segundo trata más concretamente sobre la historia del pueblo mexicano a través de sus raíces precolombinas, de la supervivencia de los rituales y de los fantasmas del pasado. Teniendo en cuenta la diversidad de personajes que aparecen a lo largo de la obra, podemos diferenciar tres grupos: Los de Ovando, Los Zamacona y Los Pola.

La región más transparente es una novela que no tiene un orden preestablecido, pues el autor releva su lado crítico a la política de los años 50, poniendo en paralelo la historia de un hombre de la banca, millonario gracias a la revolución y por otro lado, la heredera en bancarrota, todos con un sentimiento en común, el fracaso.

El desencanto de la Revolución.

Una de las cosas más resaltantes de esta novela es el propósito de Carlos Fuentes por presentar un ambiente social posrevolucionario que pretende ser de regocijo pero que realmente es una tranquilidad maquillada, en un país en el que todavía había mucho por hacer. Carlos Fuentes lo expresa con ironía en estas citas:

“Para eso se había hecho la Revolución. Iban a tener las mismas oportunidades el obrero y el campesino y el abogado y el banquero. Sí, cómo no.”

«Y tenía que trabajar duro, para servir al país. Si no, ¿para qué habíamos hecho la revolución? No para sentarnos a contemplar el triunfo de nuestros ideales, sino para trabajar… cada quien en lo suyo. «

El autor logra dar un salto muy importante en la denominada Novela de la Revolución, ya que instaura un lenguaje totalmente nuevo. Esta innovación la percibimos en determinadas escenas, sobre todo en las que se concentran diversos personajes, ya que se utilizan palabras relacionadas con el contexto del protagonista y no de la situación. La novela imprime una fuerza tremenda a los personajes, un detalle que hace que el lector quede atrapado por la historia en sí.

Estilo de La región más transparente.

Como la mayor parte de las novelas mexicanas de la segunda mitad del siglo XX, La región más transparente es una novela intensa y con un lenguaje potente y sonoro. Valgan estas citas como ejemplo de esa sonoridad:

“¿Explicarlo? No -se dijo- , creerlo, nada más. México no se explica; en México se cree, con furia, con pasión, con desaliento.”

“El mundo no nos es dado. Tenemos que recrearlo. El mundo es ciego y bruto. Dejado a sus fuerzas, se arrugaría como una manzana arrancada al tronco, penetrada de gusanos. El tronco le dio su savia y su vida, sí. Pero la mano que arrancó la manzana debe conservarla, o morir con ella.”

En toda la obra se observa una completa unión entre el lenguaje realista y el poético, ya que describe situaciones históricas con un lenguaje distinto. La obra nos proporciona una unión entre metáforas y datos históricos y reales, siempre con un lenguaje totalmente innovador. Por otro lado, notamos en toda la novela que se utiliza un lenguaje argot según los distintos contextos y, además, rescata palabras perdidas propias de la época, así como expresiones en inglés y francés.

La novela tiene un componente crítico hacia el sistema político de la década de 1950 y, especialmente, al fracaso que supuso la revolución mexicana. Esta crítica fue totalmente innovadora y atrevida, ya que era contraria al discurso oficial por parte de las autoridades gubernamentales. En base a ello, la obra relata las traiciones que se cometieron entre las propias filas de los revolucionarios. Con esta frase, Carlos Fuentes resume ese sentimiento:

“México debe alcanzar su originalidad viendo hacia adelante; no la encontrará atrás.”

El escritor imprime en la obra una técnica narrativa que rompe con la linealidad del pasado, presente y futuro, ya que los personajes y sus historias se mueven sin ningún tipo de orden. El estilo fundamental que se marca es una mezcla entre los componentes históricos reales y una serie de episodios de personajes individuales que se ubican en esa época.

Con La región más transparente Carlos Fuentes inaugura una nueva forma de contar historias en la Literatura Hispanoamericana que, tal vez, bebe directamente de la moderna narrativa estadounidense, con especial influencia de Manhattan Transfer, de John Dos Passos, y su forma fragmentaria de contar la historia de una ciudad.

Una novela con vocación cosmopolita.

La primera novela de Carlos Fuentes fue un despertar de la sociedad con un estilo vanguardista y de comedia situacional en la que arropa, como si desplegase un mapa, todos los mundos entrelazados de la ciudad de México. Fue una de las primeras obras a la que se le adjudicó el término “cosmopolita” por la convergencia de distintos orígenes, ideas y clases sociales.

A través de su narrativa en prosa, el autor habla de la polarización social de una ciudad luego de un proceso de revolución intenso, con toda la intención de borrar sus raíces más arraigadas y el propósito de emerger como una ciudad moderna y no volver a ser aquella ciudad de los palacios.

En La Región Más Transparente, es la posrevolución lo que marca el hito de lo que Carlos Fuentes quiso contar, las historias de la ciudad, luego de uno de los eventos más importantes de México, para la creación de una nueva imagen, recuperar y perder.

Esta novela de Carlos Fuentes, es eso y mucho más, la historia de la ciudad y la historia de su gente, esa que lucha por vivir, o sobrevivir, en el México de los años cincuenta después de haber vivido el movimiento político que marcaría un antes y después en la nación mexicana.

Nos adentra en un mundo real, presentándonos un origen inverso, una ciudad sin rostro que sólo se conoce a sí misma gracias a los personajes que la habitan que, aunque un poco nublada por un crecimiento urbano, se convirtió eventualmente, al menos para su autor, en la región más transparente.

La región más transparente. Carlos Fuentes. Editorial Alfaguara.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Exhalación, de Ted Chiang

Exhalación, de Ted Chiang: más allá de la ciencia-ficción

Sorprende saber que con la publicación de Exhalación, la obra de Ted Chiang se reduce …

Deja una respuesta