Los recuerdos del porvenir, de Elena Garro: el lirismo mágico.

Los recuerdos del porvenir fue la primera novela de la escritora mexicana Elena Garro y se considera que conforma junto con la novela Pedro Páramo de Juan Rulfo el más claro antecedente del movimiento literario conocido como realismo mágico. Además, ambas novelas constituyen una crítica a los caciques y al abandono del mundo rural por parte de los revolucionarios mexicanos.

Elena Garro es de esas escritoras que, lamentablemente, han pasado desapercibidas y cuya obra apenas se recuerda ya, pese a su altísima calidad literaria. Este hecho se debe a dos razones: la primera, que Elena Garro permaneció durante mucho tiempo a la sombra de su marido, Octavio Paz; la segunda, y tal vez la principal, fue el brutal repudio que sufrió tras señalársela como informante del gobierno mexicano sobre la rebelión estudiantil que acabó en la ignominiosa masacre de Tlatelolco, en 1968, donde cerca de cinco mil personas (la mayoría estudiantes) perdieron la vida por la represión policial. Esos hechos no están del todo claros e incluso hay quien dice que Elena Garro acusó a toda la élite intelectual mexicana (incluyendo a su exmarido Octavio Paz) de ser los instigadores de aquella revuelta y, por tanto, responsables de la masacre. Lo cierto es que, tras aquellos hechos, Elena Garro se autoexilió en Europa más de veinte años y así fue como su obra acabó relegada al olvido.

Por desgracia, hoy en día nadie recuerda que Elena Garro fue, además de periodista, una exitosa dramaturga, una reconocida cuentista y novelista y que publicó una de las mejores novelas de la narrativa mexicana: Los recuerdos del porvenir.

La historia sobre cómo se escribió y publicó esta novela merece una mención aparte. Elena Garro escribió la primera versión de Los recuerdos del porvenir en 1953, un poco antes de que se publicara Pedro Páramo. Sin embargo, la autora guardó la novela en un baúl y allí la dejó olvidada hasta que su hermana Estrella la recuperó fortuitamente en 1960. Fue su esposo Octavio Paz quien, al leerla, quedó tan deslumbrado que dijo que se trataba de “una de las creaciones más perfectas de la literatura hispanoamericana contemporánea” e insistió en que debía publicarse, cosa que no sucedió hasta 1963.

Estructura de Recuerdos del porvenir

Una de las características más originales de Recuerdos del porvenir es que el protagonista principal es el propio pueblo de Ixtepec. De hecho, el pueblo es el encargado de narrar la historia, que comienza con la llegada del ejército. Debido al carácter violento e impetuoso de los militares, los habitantes de Ixtepec se sienten oprimidos y viven con una sensación de miedo constante.

Al igual que en Pedro Páramo, hay un cierto componente fantasmal en el pueblo de Ixtepec donde transcurre la acción. La novela de Elena Garro se divide en dos partes claramente diferenciadas:

En la primera parte de este libro, se cuenta la regencia del ejército militar en la ciudad de Ixtepec. De igual modo, hace especial referencia al general Francisco Rosas, un sanguinario mandatario que es el responsable de asumir la gobernanza del pueblo junto con un grupo de sus hombres armados.

Con los militares en Ixtepec, todo el pueblo siente miedo y calla. Sin embargo, la aparición de un forastero, Felipe Hurtado, trastoca la rutina y la realidad del pueblo. Hurtado parece conocer a Julia, la amante del General Francisco Rosas. En Ixtepec todos saben que el General está perdidamente enamorado de Julia. Por eso también intuyen que la llegada de Felipe Hurtado no solo romperá la monotonía, sino que el triángulo formado por estos tres personajes desencadenará la fatalidad.

La segunda parte trata principalmente sobre la decadencia del sanguinario general, que quedó despechado cuando su amada Julia huyó con Felipe Hurtado y desde entonces se volvió mucho más cruel al no poder soportar el dolor por el abandono de su amante. Por este motivo, se vuelve más malvado y hostiga sin piedad a los habitantes de Ixtepec.

Los personajes de esta novela se debaten continuamente contra la desdicha y sueñan con la posibilidad de un milagro, es decir, el fin del acoso militar y la posibilidad de vivir felizmente y en paz. En medio de la rutina de sus vidas el amor les mantiene la ilusión y la esperanza de alcanzar esa dicha. En Ixtepec hay gente de todo tipo y condición aunque cinco son los personajes centrales: del general Francisco Rosas, militar que gobierna Ixtepec con pulso férreo y cruel; Julia Andrade, la amante del general Francisco Rosas y heroína de la primera parte; Isabel Moncada, la protagonista de la segunda, que también se convierte en amante del general Francisco Rosas; Nicolás Moncada, el hermano de Isabel que muere fusilado, y Felipe Hurtado, el extraño que llega al pueblo en busca de Julia.

Trama de Recuerdos del porvenir

La trama principal de la novela de Elena Garro tiene como protagonistas a los hermanos Moncada, sobre todo en el episodio que habla de la Guerra Cristera en el municipio de Ixtepec. Se trata de un pueblo escondido dentro del amplio territorio mexicano en donde destaca la figura del general Francisco Rosas, militar y gobernador de Ixtepec, hombre de mediana edad, que gobierna con pulso férreo y cruel. Otro personaje destacado de esta novela es Julia Andrade, la amante del general, una mujer de misteriosa belleza, y aparente docilidad.

De manera paralela, el general Rosas es un sujeto cruel que ordena matar sin piedad, dejando los cadáveres en las calles del pueblo, mientras que su amada Julia tiene que resignarse a vivir con él. Sin embargo, con la llegada de Felipe Hurtado todo cambia. Es un extranjero que modifica la monotonía en la que estaba sumido el pueblo.

Hurtado conoce a Julia, lo que levanta los celos del general y, además, le devuelve la alegría al pueblo con obras de teatro y poesía. Debido a todo esto, el general Rosas va a casa de los Moncada en busca de Felipe. Sin embargo, este ha desaparecido llevándose a Julia con él.

Con la huida de Julia, el general se vuelve una persona despechada y cruel y empieza a llevar a cabo acciones como cerrar la iglesia u ordenar la muerte del sacristán, entre otras cosas. También quiere matar al sacerdote pero no lo logra, y como piensa que el pueblo lo protege, busca el lugar del escondite hasta que finalmente lo descubre y termina por matar a todos los involucrados, menos a Nicolás Moncada, hermano de Isabel, que es la chica de la que se enamora el general después de que se fuera Julia.

Estilo de Recuerdos del porvenir

Recuerdos del porvenir desmitifica la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera. Desde la perspectiva de la voz narradora, la Revolución ha sido traicionada y la situación de la gente no ha mejorado.

Esta novela no es solo una historia de un triángulo amoroso sino el retrato del pueblo de Ixtepec en un momento en crucial. A lo largo de la narración Elena Garro nos hace revisar todos los sentimientos propios de la condición humana.

La escritura es brillante con un lenguaje lírico y depurado que puede traer a la memoria obras de otros insignes escritores mexicanos como Juan José Arreola y Juan Rulfo. Elena Garro construye cada frase con absoluta precisión, con un vocabulario riquísimo y lleno de matices en el que abundan palabras y expresiones propias de México y utilizando una prosa poética y cargada de metáforas que envuelve al lector con su musicalidad. Recuerdos del porvenir es una obra donde la sonoridad de las palabras es tan importante como la trama y los personajes, y todo ello fluye en una atmósfera próxima a ese realismo mágico -o lirismo mágico- donde todo parece posible.

Recuerdos del porvenir es sin lugar a dudas una obra que merece ser reivindicada y recordada. Es una de las mejores novelas de la literatura hispanoamericana de todos los tiempos, una obra rotunda y extraordinaria que merece la pena leer.

Los recuerdos del porvenir. Elena Garro. Alfaguara.

Reseñas sobre literatura hispanoamericana en Cicutadry:

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

El gran mundo

El gran mundo, de David Malouf: historia de una amistad surgida durante la guerra.

Presentar a David Malouf como un escritor australiano con un padre libanés y una madre …

Deja una respuesta