Una pequeña historia de la filosofía. Nigel Warburton

Nigel Warburton UnaPequeñaHistoriaDelaFilosofia_portada

No resulta excesivamente complicado encontrar libros divulgativos sobre temas científicos, sin embargo, me resultó muy llamativo dar, en unos tiempos en los que se tiende a despreciar las disciplinas humanísticas, uno que tratara sobre Filosofía, y más concretamente sobre la Historia de la Filosofía. Como sucede con casi todos los libros de estas características, éste plantea una serie de limitaciones. La principal es la que ya se apunta desde el título: la brevedad. Pero la pretensión del autor no es, obviamente, la de escribir un ensayo concienzudo, sino la de transmitir, de una forma muy sencilla las principales líneas del pensamiento occidental desde los filósofos presocráticos hasta nuestros días.

Nigel Warburton: «el filósofo es una persona que se hace preguntas y trata de encontrar respuestas»

Sin embargo, pese a que se le pueda reprochar que Nigel Warburton se ha dejado en el tintero a pensadores importantes y haya incluido a otros que puedan no parecérnoslo tanto, su mérito al escribir esta obra es, en primer lugar, el de transmitirnos el interés por la Filosofía. No en vano, me sorprendió descubrir que el autor, profesor de Filosofía en la Open University, mantiene desde el año 2006 un blog especializado, Virtual Philosopher, con diversas entradas dedicadas a la discusión de filósofos de todos los tiempos, pero que resulta especialmente interesante a la hora de tratar las líneas de pensamiento presentes, contando adicionalmente con una serie de entrevistas a filósofos actuales (a través de unas grabaciones tituladas Philosophy Bites, literalmente “bocados de Filosofía”). En segundo lugar, el interés que parece mostrar Nigel Warburton es esencialmente didáctico, lo cual ya es algo positivo en sí mismo, pero ese espíritu docente nos lleva a que nos planteemos algo que hoy en día casi nadie valora: la importancia de la filosofía, es decir, cuál es el lugar que ocupa la filosofía en nuestras vidas y por qué sentimos la necesidad de recurrir a ella. El propio Warburton nos responde a esta pregunta de una forma muy didáctica. El autor nos define al filósofo como una persona que se hace preguntas y trata de encontrar respuestas. Como es natural, a veces tanto las preguntas como las respuestas resultan molestas, bien sea por sus enunciados o por sus conclusiones. Es entonces cuando el filósofo se convierte en una especie de tábano molesto, pero son precisamente esos tábanos con sus picaduras, los que hacen que nuestras conciencias se sacudan y, por consiguiente, que sus ideas pasen a ser importantes porque sentimos que nos quieren transmitir algo. Para Nigel Warburton la filosofía “comenzó con preguntas incómodas y desafíos difíciles” y mientras existan filósofos a nuestro alrededor que atiendan a esas premisas, hay muchas posibilidades de que el espíritu de Sócrates siga determinando su futuro. De este modo, el autor nos lleva desde Sócrates (a quien denomina el primer tábano de la Filosofía Occidental) hasta el filósofo utilitarista Peter Singer, un tábano contemporáneo.

A lo largo de cuarenta capítulos Warburton recorre de forma escueta y sencilla el pensamiento occidental. Sócrates y su revisión de los conocimientos a través de la mayéutica; Platón y el mito de la caverna; Aristóteles y su visión ética de la felicidad; Pirrón y su escepticismo llevado al extremo; Epicuro y su prudente búsqueda del placer; la imperturbabilidad estoica de Epícteto, Cicerón y Séneca; San Agustín y el problema del mal; la consolación de Boecio desde su celda de condenado a muerte; el problema de demostrar la existencia de Dios para san Anselmo y santo Tomás de Aquino; Maquiavelo y su pensamiento político en el que el fin siempre justifica los medios; la filosofía política de Hobbes y su Leviatán; el racionalismo de Descartes; la dudosa moral de la apuesta de Pascal; el panteísmo racionalista de Spinoza; el empirismo de Locke y Thomas Reid; el idealismo subjetivo de Berkeley; el optimismo impenitente de Leibniz contra el mordaz Voltaire; el escepticismo de Hume y su negación del argumento del diseño; la bonhomía ilustrada de Rousseau; el sólido sistema filosófico de Kant y su filosofía moral; Benthan y el principio de la mayor felicidad; Hegel y su idealismo filosófico; el pesimismo de Schopenhauer y su visión del mundo como voluntad y representación; el optimismo victoriano de John Stuart Mill; la revolución científica de Darwin; las especulaciones angustiosas sobre la fe de Kierkegaard; el llamamiento a la revolución social de Marx; el pragmatismo de William James; la muerte de Dios según Nietzsche; el inconsciente de Freud; la filosofía analítica de Bertrand Russell; el principio de verificación de Alfred Jules Ayer; el existencialismo de Sartre, Simone de Beauvoir y Camus; Wittgenstein y su fascinación por el lenguaje; el Holocausto y la naturaleza del mal vistos por Hannah Arendt; Popper y la filosofía de la ciencia; la ética de la virtud para Philippa Foot y Judith Jarvis Thompson; John Rawls y su teoría de la justicia; la inteligencia artificial según John Searle y la máquina de Turing; y por último, el controvertido Peter Singer.

Al margen de su lenguaje accesible y comprensivo, un aspecto original de esta obra es la forma de engarzar los capítulos, conectando líneas de pensamiento que, en ocasiones son radicalmente opuestas, pero que, sin embargo, hacen que nuestra capacidad comprensora de los sistemas filosóficos occidentales se clarifique, precisamente porque podemos ver de un modo coherente cómo a lo largo de la historia unos pensadores tratan de refutar lo que otros ya daban por sentado y también cómo el pensamiento marca la sociedad, el progreso e incluso el comportamiento del ser humano. Un libro, en definitiva, muy interesante e instructivo, escrito de una forma muy didáctica y amena, casi narrativa, sin recurrir a más tecnicismos que los estrictamente necesarios. Y creo que, en una época como la actual, en la que el conocimiento, o al menos ciertas líneas de conocimiento, han sido esencialmente despreciadas, manipuladas o eliminadas de los planes educativos, encontrar libros como éste resulta, cuando menos, reconfortante.

Nigel Warburton. Una pequeña historia de la filosofía. Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores

4 (80%) 1 vote

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

´Reseña de cicutadry sobre La atadura, de Vanessa Duriés

La atadura. Vanessa Duriès

Vanessa Duriès era una joven francesa de 20 años cuando entró por primera vez en …

Deja un comentario