El informe de Brodeck. Philippe Claudel

El informe de Brodeck-Philppe Claudel

En el espíritu de los hombres permanecen agazapados retazos de maldad, crueldad y violencia contenidas, dispuestas a aflorar en cualquier momento. A veces, no es necesario nada extraordinario para que esto suceda. La desconfianza hacia los que son diferentes del resto o los prejuicios hacía quienes parecen mejores que nosotros nos convierten en seres volubles, débiles e irascibles.

El informe de Brodeck narra la perturbadora historia de una aldea en la que se comete un asesinato. Dicho así, podría considerarse una novela más de crímenes, aun en el ámbito rural, pero no es así. De hecho, esta novela tiene poco de convencional. Para empezar, la acción transcurre en un lugar y un tiempo indeterminados, aunque intuimos que puede tratarse de un pueblo centroeuropeo y que la acción comienza tras haber finalizado la Segunda Guerra Mundial. También intuimos que en el pueblo vivían personas cercanas a la afiliación nazi y que el propio Brodeck fuera tal vez un judío capturado y enviado a campos de concentración.

En cuanto al asesinato que allí se comete no es obra de un único autor confeso. Nada más comenzar la novela nos enteramos de que en el crimen ha participado todo el pueblo. O, para ser más exactos, todos menos Brodeck, el único de los habitantes que no se encontraba en la taberna cuando el extranjero conocido como Der Anderer es brutalmente asesinado. Al día siguiente de haber llevado acabo tan deleznable acción, los vecinos convocan a Brodeck para encargarle que escriba la historia, con el convencimiento de que el relato imparcial del único hombre que no ha participado del crimen les proporcionará una justificación más que necesaria para acallar sus conciencias. Las razones que eximen para convencerlo de semejante propósito son un tanto ambiguas. Por una parte, Brodeck es el único habitante de la aldea con estudios y, por tanto, lo consideran el único válido para llevar a cabo una tarea eminentemente intelectual. Pero hay un motivo más subterráneo, y es que todos consideran a Brodeck tan extranjero como lo era Der Anderer, una especie de paria desubicado, fuera de contexto.

Brodeck se ve forzado a aceptar aunque su tarea no le agrada en absoluto. A medida que va escribiendo el informe sobre la muerte de Der Anderer, escribe también su propia historia, en la que narra su llegada al pueblo —siendo apenas un niño huido de lejanas persecuciones—, su vida allí, su posterior deportación a un campo de concentración y su regreso. Progresivamente, la historia se ramifica hasta alcanzar a cada vecino, a cada casa y a cada rincón de la aldea. Poco a poco, nos adentramos en un terreno pantanoso, en un lodazal de recelo, secreto, rencor y un temor inextinguible a un pasado que ha dejado una marca indeleble en los habitantes del lugar, del que todos se avergüenzan y que prefieren olvidar. Inmersos en esa atmósfera, los hombres del pueblo escuchan con expectación la máquina de escribir de Brodeck y se preguntan cuándo concluirá su narración.

Philippe Claudel describe con un lenguaje sencillo pero elocuente y cargado de tensión la expectación de toda una aldea que aguarda silenciosamente a la conclusión del informe de Brodeck. Y es que el silencio juega un papel importante en esta novela: el silencio del que oculta un secreto, del que se avergüenza, del que prefiere olvidar, pero también se habla de un silencio tras el que se espera un redención: la de todo un pueblo castigado por la ignominia. Una ignominia a la que sólo un hombre; el extranjero, Der Anderer, se atrevió a desvelar.

El informe de Brodeck no es una novela policial o de misterio en la que se investiga un asesinato, ni tampoco pretende indagar en los horrores de los campos de exterminio nazis. Esta novela ahonda más bien en la psicología individual y colectiva, aborda la capacidad del hombre para cometer los actos más cobardes y ruines, el rechazo a los que parecen diferentes y la humillación a la que se los somete, como la que padeció el mismo Brodeck. Sólo cuando una de estas personas que parecen diferentes no acepta someterse, algo que hace Der Anderer, es cuando se destapa la tragedia. La voz de Brodeck nos guiará, no sin cierta ingenuidad, a través de la atmósfera asfixiante y claustrofóbica del pueblo, parcialmente oculta tras el bucólico paisaje de la montaña.

Durante la recopilación de los hechos, Brodeck, conversará con los habitantes, a los que interroga y se descubrirán así los pormenores de la llegada de Der Anderer a la población. Pero, al mismo tiempo, se desvelará parte de la historia personal de Brodeck, un tanto azarosa, al tiempo que redacta su esperado informe. De este modo nos enteramos de que fue un huérfano al que salvó de una muerte segura Fedorine, que se convertirá en su madre adoptiva. Luego nos hablará de su formación académica, financiada por los vecinos, y la delación de los habitantes pueblo quienes le entregan a los soldados enemigos, su posterior confinamiento en un campo de concentración, donde ve morir a su único amigo y aprende a sobrevivir vejado por sus carceleros. Tras la liberación regresará al pueblo, donde nadie lo esperaba ya pues todos le daban por muerto. Allí trata de reanudar su vida junto a su familia: su madre Fédorine, su mujer Emélie y su hija Poupchette.

En cuanto al informe, Brodeck describe a Der Anderer como un personaje refinado y culto, aficionado a la pintura, poseedor de una biblioteca con toda clase de libros sobre historia, arte y ciencias. No se mete con nadie y pronto se gana el afecto de los habitantes del pueblo. El extranjero quiere agradecerles su hospitalidad y para ello organiza una exposición de retratos y paisajes en la fonda de Schloss. Pero los cuadros resultan ser un espejo terrible en el que los habitantes del pueblo se ven tales y como son realmente: seres mezquinos, ruines, envilecidos, retratos de tal realismo que resultan de una sinceridad extremadamente dolorosa, tanto, que no podrán soportarlo.

Se trata, pues, de una narración compleja, original y brillante al tiempo que dura, de gran calidad literaria, en la que Philippe Claudel explora el territorio más inhóspito: el alma humana.

El informe de Brodeck. Philippe Claudel. Editorial Salamandra

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Tirano Banderas-película

Tirano Banderas, de Ramón María del Valle-Inclán: la historia de un dictador vencido por el pueblo.

Tirano Banderas fue una novela que rompió todos los moldes de la narrativa española de …

Deja una respuesta