Poetas de Guatemala: José Batres Montúfar

José Batres Montúfar (1809-1844). Guatemala

Escritor guatemalteco (1809-1844), José Batres Montúfar destacó desde su juventud por su talento y creatividad. De posición social acomodada, tuvo una educación refinada que le permitió adquirir un nivel cultural muy alto, estudiando disciplinas tan diversas como matemáticas, música, latín, literatura y además dominaba perfectamente el idioma francés.

Sus inquietudes iniciaron casi con la misma independencia de Guatemala. En 1824 ingresó a la Escuela de Cadetes en donde pronto se distinguió por su inteligencia y su valía en el arte militar, alcanzando el grado de Subteniente de Artillería, y en 1838 el de Capitán Comandante. Siendo militar participó en varias batallas.

Como poeta, José Batres Montúfar se inscribe en el romanticismo, y se lo considera el poeta guatemalteco más importante del siglo XIX. Su obra poética recurre a menudo a la sátira y la ironía como una forma de crítica política y social. En la poesía de José Batres Montúfar se muestra también su percepción de la belleza ideal, para lo que el autor recurre a la contraposición dialéctica de lo feo, grotesco o inmoral con la armonía y el bien.

Murió muy joven, con apenas 35 años, enfermo y deprimido tras la muerte de su jovencísimo hermano Juan, a quien idolatraba. El poema que hemos seleccionado de José Batres Montúfar es quizá el más conocido de su producción, y también uno de los últimos:

Yo pienso en ti, tú vives en mi mente
sola, fija, sin tregua, a toda hora,
aunque tal vez el rostro indiferente
no deje reflejar sobre mi frente
la llama que en silencio me devora.

En mi lóbrega y yerta fantasía
brilla tu imagen apacible y pura,
como el rayo de luz que el sol envía
a través de una bóveda sombría
al roto mármol de una sepultura.

Callado, inerte, en estupor profundo,
mi corazón se embarga y se enajena,
y allá en su centro brilla moribundo
cuando entre el vano estrépito del mundo
la melodía de tu nombre suena.

Sin lucha, sin afán y sin lamento,
sin agitarme en ciego frenesí,
sin proferir un sólo, un leve acento
las largas horas de la noche cuento
¡y pienso en ti!

En la más pura línea de la poesía romántica, el poeta refleja en estos bellos versos el sufrimiento por la mujer amada a la que no puede olvidar, remarcando este hecho continuamente («sin tregua», «a toda hora», etc.).

Y para eso José Batres Montúfar utiliza todos los elementos característicos del Romanticismo: la sublimación del yo, que queda patente en estos versos en los que el poeta se vuelve hacia sí mismo, hacia su yo subjetivo, para terminar sublimándose en la búsqueda de un ser objetivo que no deja de ser un anhelo absoluto, algo que muchos poetas románticos identifican con la belleza ideal, la muerte, o Dios, y en este caso José Batres Montúfar trata de evocar a través de la figura de su amada, búsqueda que, por otra parte, parece quedar insatisfecha al confrontar, de forma también típicamente romántica, lo ideal de lo real.

4.7 (93.33%) 3 votes

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Portada de la trilogía Si esto es un hombre, de Primo Levi

Si esto es un hombre, de Primo Levi: la obligación de resistir

Gran parte de la obra de Primo Levi está consagrada a contar su experiencia como …

Deja un comentario