El Rey de Amarillo de Robert W. Chambers: una de las cumbres de la literatura de terror

Portada de El Rey de AmarilloEl Rey de Amarillo, de Robert W. Chambers, es una de las cumbres de la literatura de terror. Una enigmática obra que consta de apenas diez relatos. Esta obra roza la perfección a la que aspiraban gran parte de los escritores anglosajones del siglo XIX, obsesionados con alcanzar el mejor relato de miedo.

Todos los cuentos que componen el libro son fragmentos inconexos sin ninguna relación establecida, salvo que en todos ellos se referencia a un tal Rey Amarillo. Poco puede decirse sobre él, sobre Carcosa y sobre las extrañas estrellas del cielo que parecían predecir algo tan grandioso como la llegada del rey a las tierras americanas; el caso es que todos aquellos personajes que leen ese libro enloquecen.

Poco más se dice, poco más se cuenta. Algunos relatos empiezan con un breve fragmento de dicho libro (un libro que, evidentemente, nunca ha llegado a escribirse). Esta presencia fantasmagórica lo hace todavía más aterrador, ya que se prometen cosas milagrosas de él pero estas nunca llegan a producirse.

Ese hilo conductor es precisamente el que convierte en geniales este conjunto de relatos, en los que, por todo lo demás, la temática resulta más o menos recurrente. Eso sí, narrados todos ellos con una más que significativa maestría que convierte a Chambers en un prosista de auténtico nivel.

El Rey de Amarillo en la actualidad

Actualmente, esta obra ha quedado prácticamente descatalogada. Hay que entender que forma parte de un contexto cultural muy específico: el de los prosistas de terror anglosajones. Un movimiento literario muy comercial que, probablemente, podamos compararlo hoy al boom que está experimentando la literatura negra y policíaca.

El propio autor, de hecho, no se consideraba a sí mismo un escritor, sino más bien un oportunista que supo aprovechar esa moda y que, aunque no tuviese jamás necesidad de dinero, sabía labrarse un importante nombre entre los artistas americanos de la época.

En nuestros días, hay pocas referencias o reseñas a esta obra, salvo una muy evidente en True Detective, serie en la que también se hablaba de un Rey Amarillo que habitaba en Carcosa y sobre el cual no se especificaba en ningún momento quién era. Precisamente, el miedo y el misterio nacían de esa deliberada inexactitud.

Una referencia del momento

El Rey de Amarillo se convirtió en un éxito inmediato y en uno de los mejores libros de terror jamás escritos. Tanto es así que el enigmático autor H. P. Lovecraft recogería esa figura para utilizarla dentro de su particular y compleja mitología.

Esto terminaba de convertir a Chambers en el padre, junto con Poe, del imaginario terrorífico norteamericano y, por tanto, occidental, al haber edificado uno de los mitos más terroríficos y que más influencia habían causado en los escritores de renombre de la época.

Un libro tan particular y extraño como interesante aderezado además con una prosa culta, bien orientada y que sabe mantener el ritmo. No cabe olvidar que se trataba de literatura comercial y lo que se esperaba de ella en aquel entonces era que asustase, que entretuviese y que se leyese con placer.

El Rey de Amarillo. Robert W. Chambers. Valdemar

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies