Robert Graves, el poeta que se convirtió en novelista

Robert-Graves-862x1024Aunque su obra poética es brillante y prolífica, su mayor contribución a la literatura se considera que es Yo, Claudio, novela que no sólo sigue siendo un clásico de referencia dentro del mundo literario, sino que ha sido adaptado con gran éxito al cine, teatro y televisión. La novela es uno de los mayores superventas del siglo XX, y retrata magistralmente al emperador romano Claudio, repleto de tics y diversas incapacidades físicas y psicológicas, logrando un protagonista que conecta tremendamente bien con el lector. La novela está basada en la obra de Tácito y Plutarco, entre otros.

Yo, Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico Esto-y lo-otro-y-lo- demás-allá (porque no pienso molestarlos todavía con todos mis títulos), que otrora, no hace mucho, fui conocido de mis parientes, amigos y colaboradores como “Claudio el Idiota”, o “Ese Claudio”, o “Claudio el Tartamudo” o “Cla-Cla-Claudio”, o, cuando mucho, como “El pobre tío Claudio”, voy a escribir (AÑO 41 d. De C) ahora esta extraña historia de mi vida. Comenzaré con mi niñez más temprana y seguiré año tras año, hasta llegar al fatídico momento del cambio en que, hace unos ocho años, a la edad de cincuenta y uno, me encontré de pronto en lo que podría denominar “la jaula dorada” de la cual jamás he podido escapar desde entonces.

Robert von Ranke Graves nació en Wimbledon el 24 de julio de 1895, su padre era anglo-irlandés, hijo de un obispo anglicano. Robert nunca disfrutó de Wimbledon a la que solía llamar “ni ciudad ni campo”, aunque disfrutaba de sus viajes a Harlech y Baviera donde visitaba a su abuelo paterno, el historiador Heinrich von Ranke.

Estudió en diversas escuelas preparatorias hasta llegar al internado de Chaterhouse, donde recibiría una beca para estudiar en Oxford. A causa de su apellido alemán tuvo problemas debido al clima antigermánico que reinaba en Europa, se refugió en las letras y comenzó a escribir poesía en la revista de Chaterhouse, The Carthusian. En Chaterhouse se hizo buen amigo de George Mallory, alpinista que desapareció en el Everest en 1924. De él, que era profesor de literatura inglesa, aprendió el amor por las letras.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Graves se alistó en el Regimiento Real de Fusileros, en parte para escapar de Oxford a la que veía como una cárcel. Durante la guerra se lo declaró muerto por las heridas que sufrió en la batalla del Somme, y aunque logró sobrevivir, las lesiones que sufrió le impidieron reincorporarse al frente.

La guerra le dejó secuelas físicas y psicológicas que influyeron en su vida y su obra. Después de casarse se matriculó de nuevo en Oxford y, tras acabar la carrera, recibió un puesto de profesor en la Universidad de El Cairo. A partir de entonces su vida se convierte en una peregrinación continua. Se marcha de El Cairo para asentarse en Dayá, pero tiene que abandonarla al estallar la Guerra Civil Española y volver a Inglaterra, sin embargo, Graves había encontrado en Mallorca su paraíso personal, al que regresó tras la guerra para quedarse. La casa en la que vivió en Mallorca, hoy en día es un museo dedicado a su memoria.

Aunque Robert Graves fue un gran poeta, sus trabajos más conocidos son las novelas. Yo, Claudio, es con toda seguridad la más famosa. Sin embargo, Graves es autor de otras obras como la controvertida La Diosa Blanca o su novela autobiográfica Adiós a todo eso.

Su obra cumbre, Yo, Claudio

Pero vamos con su obra más conocida: Yo, Claudio. Basada en las obras clásicas que retratan las vidas de los césares, Graves estudió en profundidad las obras de Suetonio, Plutarco y Tácito antes de embarcarse en esta obra.

yo-claudio-robert-graves-722x1024Yo, Claudio está escrita en primera persona; en ella su protagonista, el emperador Claudio, creyendo que va a ser asesinado, trata de plasmar y contar al espectador qué tipo de personas lo rodean, cómo son aquellos más cercanos a él y cómo ha sido la historia de su familia. Para eso nos narra la historia de la dinastía Julio-Claudia y del Imperio Romano desde el asesinato de Cayo Julio César hasta el de su sobrino Calígula.

La novela está narrada desde la perspectiva de Claudio, ya convertido en emperador, y cuenta su vida desde su infancia. Claudio sufría muchos problemas físicos, era cojo, tartamudo y tenía muchos tics nerviosos, lo que motivó que fuese apartado del escenario político por su familia. Graves aprovecha este hecho histórico para presentarnos un personaje simpático que trata de sobrevivir entre la locura de unos parientes asesinos. Claudio sobrevive porque todos creen que es un idiota.

Graves juega con la historia; Claudio, en realidad, fue un gran historiador y se sabe que llegó a escribir su propia biografía en ocho tomos que se perdieron. Claudio escribe la historia de los primeros emperadores desde un punto de vista íntimo, tras recibir las profecías de la Sibila en las que le asegura que hablará claro dentro de 1900 años.

Claudio escribe su historia en griego ya que asegura que será el idioma literario del mundo, lo que proporciona a Graves la oportunidad de explicar algunas de las palabras latinas y su etimología (Livia, Cesar…), lo que no sería posible si Claudio lo hubiese escrito en latín.

Claudio no habla sobre su reinado en Yo, Claudio, sino que se dedica a repasar las vidas y los reinados de sus familiares; es en Claudio, el dios, la segunda parte de la novela, donde Graves nos cuenta cómo fue su reinado y lo cuenta hasta el momento de su fallecimiento.

En ambos libros Graves retrata a las mujeres como personajes fuertes y poderosos que ejercen su influencia desde las sombras. Mesalina, la esposa de Claudio o Livia, son imágenes arquetípicas de Graves que retrata a la mujer como una entidad poderosa capaz de manipular al hombre y dirigir, en secreto, el imperio.

Yo, Claudio tenía que ser adaptada al cine en 1937, Josef von Sternberg iba a ser el director de la película, incluso se habían repartido los principales papeles; Merle Oberon, esposa del productor Alexander Korda, sería Messalina la mujer de Claudio, Emylin Williams debía ser Calígula y Charles Laughton, Claudio. Sin embargo el proyecto se abandonó cuando Oberon sufrió un grave accidente de tráfico.

Años más tarde, en 1976 fue adaptada y llevada a la televisión por la BBC. Yo, Claudio es una miniserie que comprende las dos obras de Graves sobre el emperador, narrando así la historia de los Julios, pero también la del mismo emperador hasta su muerte. Jack Pullman escribió el guión de los trece capítulos en los que se retrata la vida de los emperadores desde Octavio hasta los últimos días de Claudio. La serie fue grabada con un peculiar estilo teatral, por actores de teatro y sin exteriores.

 

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies