Roberto Arlt: el escritor que quiso ser un inventor

ROBERTO ARLT Y SU FIRMARoberto Arlt fue un escritor y periodista argentino autodidacta que con un estilo crítico y mordaz supo reflejar a la sociedad de su tiempo. Se vinculó durante la década del 20 con el Grupo de Boedo, una agrupación intelectual comprometido con la crítica a la sociedad capitalista, lo cual quedó fielmente reflejado en sus obras más destacadas. Aunque un escritor, en cierto sentido, siempre tiene una faceta como inventor en el sentido de creador de historias y personajes, Roberto Arlt quiso ser realmente un inventor en el sentido literal, aunque sus ideas en este sentido no resultasen demasiado prácticas y, ni mucho menos, comerciales. Por citar algún ejemplo, intentó abrir un negocio de una tintorería para perros; elaboró una solución galvanoplástica para metalizar rosas y sus estrambóticas medias irrompibles, fabricadas con caucho, que si bien nunca se corrían, eran completamente inutilizables.

La vida de Roberto Arlt

Robert Arlt nació el 26 de abril de 1900 en Buenos Aires. Su vida estuvo marcada por una relación conflictiva con su padre un inmigrante prusiano llamado Karl Arlt. El trato severo que este le dispensaba lo obligó a dejar el hogar siendo muy joven. Fue expulsado de la escuela a los 8 años, lo cual lo obligó a convertirse en un autodidacta.

Se formó con estudios básicos y se hizo adicto a leer a Kipling, Salgari, Verne, Stevenson y Conrad en bibliotecas populares. Trabajó como empleado en librerías, hojalatero y mecánico en sus inicios. Siendo mayor se dedicó principalmente a ser periodista el cual fue su principal medio de subsistencia.

Cuando se desempeñaba como redactor del diario El Mundo se dieron a conocer algunos de sus cuentos más famosos, tales como El jorobadito y Pequeños Propietarios. No obstante, obtuvo gran popularidad con su columna Aguasfuertes Porteñas, mediante las cuales eclipsó a los lectores con su mirada incisiva de la sociedad porteña.

El juguete Rabioso que se dio a conocer en 1926 es una de las obras más sobresalientes de la literatura argentina. No obstante, muchos ven en Los Siete Locos de 1929 su relato cumbre mediante el cual describe al hombre común, presionado por la sociedad burguesa, con una crítica social implacable que recoge todas sus preocupaciones morales y existenciales y cuya continuación fue la novela Los lanzallamas, de indudable calidad aunque no tan brillante ni impactante como la primera parte.

Los lectores amaron sin dudar su estilo irreverente. No obstante, los críticos literarios se centraron en su estilo desprolijo y en sus insistentes errores ortográficos. Eso no impidió su obra trascendiera hasta la actualidad. Falleció el 26 de julio de 1942 debido a un ataque cardíaco.

Sus obras teatrales

La obra de Roberto Arlt también dejó huella en el teatro. Fue uno de los exponentes que brindaron renovación a este género en Argentina. Sus piezas más destacadas fueron Trescientos Millones de 1932, El Fabricante de Fantasmas y Saverio El Cruel que se estrenaron en 1936.

Sus trabajos reflejaron escenas fantásticas y representativas, que tienen en la mayoría de los casos finales fatales. Fiel a su compromiso con la mirada crítica, cada escena es un reflejo de situaciones humanas y sentimientos conflictivos. Tenían influencias de manifestaciones del Teatro del Espejo o El Teatro Grotesco. Fue un artista digno de ser amado u odiado, pero jamás ignorado. Aunque no obtuvo reconocimiento en vida, su figura y sus obras fueron rescatadas y elogiadas por algunos de los más grandes escritores de la literatura argentina e hispanoamericana: Julio Cortázar, Rodolfo Walsh, Ricardo Piglia o Abelardo Castillo declararon sin tapujos su admiración por este escritor. Aunque intuyo que él hubiera preferido ser recordado, más que por su obra literaria, por haber pasado a la posteridad como un notable inventor. No en vano, fundó una sociedad para instalar un pequeño laboratorio que no le reportó ningún éxito y en el que invirtió sus escasos ahorros, pero, por el contrario, si bien sus patentes no triunfaron, sí que podemos afirmar que Arlt inventó un estilo propio de escritura que perdurará, aunque él no alcanzase nunca a conocer ese reconocimiento.

 Reseñas en Cicutadry sobre Roberto Arlt:

Cuentos Completos Roberto Arlt

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Darío Jaramillo. Poetas de Colombia. Reseña de Cicutadry

Poetas de Colombia: Darío Jaramillo

Darío Jaramillo es acaso, en la actualidad, uno de los poetas más leídos y celebrados …

Deja una respuesta