Tirano Banderas, de Ramón María del Valle-Inclán: la historia de un dictador vencido por el pueblo.

Tirano Banderas fue una novela que rompió todos los moldes de la narrativa española de principios del siglo XX, tanto por su audacia literaria como por el estilo y la temática. Escrita en 1926, es la primera de un nuevo ciclo estético que desarrolló Valle-Inclán y que fue incluida en la lista de las mejores cien novelas en español del siglo XX.

Todos los tiranos, el tirano

Pese a que Valle-Inclán siempre tuvo una actitud elegante y aristócrata, logra presentar en Tirano Banderas la síntesis de los rasgos de los tiranos sudamericanos, sin referirse a un país específico, pero que desfilan a través del recurso del esperpento con una selección del léxico utilizado en diferentes países, de modo que el lector encontrará americanismos que van de México a Argentina, mezclados de tal forma que no puede ser distinguido o asimilado el tema a un solo país.

No obstante, parece que Valle-Inclán se inspiró en ciertos episodios de la Revolución Mexicana, algunos de los cuales pudo conocer de forma directa durante su estancia en México. Algunos críticos, de hecho, han creído ver ciertas similitudes entre el personaje del Tirano Banderas y Porfirio Díaz, y parece que esos críticos coinciden en afirmar que en esa “tierra caliente” que el autor bautiza como Santa Fe de Tierra Firme predominan los elementos mexicanos.

Argumento de Tirano Banderas

Tirano Banderas comienza con la descripción de cómo el general Santos Banderas gobierna la república de Santa Fe de Tierra Firme con mano de hierro, manteniendo sumisos a sus habitantes a través del régimen del terror. Los progresistas son sus opositores y desean que se realice una reforma agraria, que plantee la concesión a los campesinos de la propiedad de sus cultivos.

Banderas tolera las manifestaciones siempre y cuando sean restringidas a recintos cerrados, pero en un tiempo corto, los campesinos se sublevan organizando guerrillas en el campo, convenciendo cada vez a más personas de unirse a la oposición.

Sin embargo, aunque los granjeros en su mayoría quieren que Santos Banderas deje el poder, no se atreven a sublevarse totalmente, pues saben que los enemigos del régimen son castigados con torturas, humillaciones, e incluso la pena de muerte.  Hasta los asesores del tirano lo desprecian, pero le obedecen por no perder su posición y por supuesto su vida.

El gobierno español apoya a este tirano, pues le ayuda a proteger sus intereses económicos, manteniendo una estructura represiva que, sin duda, le da resultado.  Entonces se conoce que el coronel Domiciano de la Gándara es uno de quienes conspiran en silencio contra el dictador. El coronel comete un pequeño delito estando borracho y el tirano Banderas no desaprovecha la oportunidad para dar la orden de arrestarlo.

Allí entra en escena una prostituta clarividente, que en un burdel tradicionalmente visitado por Domiciano le comenta las malas intenciones del tirano.  Así que el coronel huye y va en búsqueda de Filomeno Cuevas, uno de los pocos granjeros que buscan organizarse para destruir en forma definitiva al general Santos Banderas.

Viendo la pobreza en que se encuentra Filomeno, el coronel le da su anillo de diamantes, y le indica que lo venda, con la mala fortuna de que al venderlo es reconocido por su antiguo dueño Quintín Pereda, quien asume que la joya fué robada al coronel y por tanto toma a la esposa de Filomeno para denunciarla, siendo arrestada y dejando a su hijo pequeño abandonado en la hacienda. Cuando Filomeno regresa a la hacienda encuentra el cuerpo de su niño devorado por los cerdos y los buitres y es allí cuando decide lanzarse a la revolución.

A partir de allí se realiza una cruenta lucha descrita a detalle en la novela en la que diferentes personajes se ven envueltos en una gran cantidad de ires y venires, dando paso a acusaciones, batallas, chantajes, sabotajes y demás situaciones que pueden suscitarse en una guerra.

Estructura de Tirano Banderas

Poco a poco en cada capítulo el lector podrá ver como la fortuna del tirano varía, y su suerte se va echando a perder, pues al principio del libro es el opresor, temido y odiado, en la mitad de él son los revolucionarios quienes manejan la trama y al final en medio de una gran intensidad emocional se concreta el final de la dictadura.

Además, curiosamente, se supone que la trama de Tirano Banderas se desarrolla en apenas tres días, en los que el protagonista pasa del cielo del poder al infierno de la derrota, creando un clima casi onírico en el que cada hecho terrible parece sencillamente una pesadilla de la que un pueblo entero debe despertar.

Valle-Inclán proviene de Galicia, en donde las leyendas se mezclan con el cristianismo, sentido que se plasma no solo en Tirano Banderas sino en toda su obra, y que se puede aplicar a casi todos los países de habla hispana.

Ciertamente, Tirano Banderas es una novela con una gran planificación, compuesta por capítulos breves con escenas cerradas que dan una sensación de un ritmo interno muy fuerte, y que, por cierto, refleja la sociedad hispanoamericana en una cruda realidad.

El diálogo de los personajes se alterna entre lo retórico, lo oficial y lo coloquial, de tal forma que los neologismos son sorprendentes. Además, la narración siempre se hace en tercera persona, como si el protagonista fuese más un mito que un elemento cercano al lector.

Una crítica feroz de las dictaduras

Tirano Banderas combina un tono épico sin igual con la desenmascarada crítica social, situaciones exageradas que a veces se expresan de un modo casi paródico, con escenas que oscilan entre la crueldad y lo imposible. Es una novela dividida en siete partes, cada una de ellas dividida a su vez en libros y los libros en cuadros, por lo que permite al lector acercarse a ella de una forma sencilla y con vuelcos en la trama enmarcados en una unidad de tiempo y estilo narrativo tan impersonal como conciso dado su abundancia de diálogos cortos y de una acción ininterrumpida que atrapa al lector desde la primera palabra hasta la última.

Valle-Inclán consigue de forma magistral describir una dictadura arquetípica que, por desgracia, ha sido uno de las mayores lacras en Hispanoamérica durante el siglo XX. La crítica que Valle-Inclán realiza de la tiranía, es una crítica general a todas las tiranías, sin referirse a ninguna en concreto.

La perfecta descripción de la personalidad de cada uno de los personajes, y su formato básicamente teatral permite que se haya adaptado tanto a representaciones teatrales como a producciones televisivas y cinematográficas.

Si bien Valle-Inclán no crea un nuevo personaje con la figura de un dictador que somete al pueblo, pues ya tenía un precedente en la novela Facundo, de Domingo sarmiento, sí tiene la audacia de crear una nueva forma de abordar la conocida como «novela del dictador», escarbando no solo en los hechos sino también en la patología colectiva del mundo hispano que propicia el surgimiento de caudillos de todo tipo lo que implica, de paso,  el conocimiento perfecto del contexto cultural e histórico de América Latina.

Tirano Banderas. Ramón María del Valle-Inclán. Austral.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

En la cama con el hombre inapropiado. José María Guelbenzu. Reseña Cicutadry

En la cama con el hombre inapropiado. José María Guelbenzu: El machismo ibérico

Más de 50 años separan esta obra de la publicación de El mercurio, la novela …

Deja una respuesta