Relatos. Wilkie Collins

Wilkie CollinsDebo empezar con un reconocimiento. Conocí al escritor británico Wilkie Collins a través de Borges. El propio Borges no se cansó nunca de alabar a este autor, y seleccionó su novela “La piedra lunar” como parte de su Biblioteca Personal, compuesta por una serie de libros que él prologó. Asimismo, Borges y Bioy Casares incluyeron uno de sus relatos en una conocida compilación de relatos policiales, publicada por Alianza. De hecho, Wilkie Collins está considerado como uno de primeros los autores, si no el primero, cuya obra sentó un precedente del género policíaco. Muchas de sus narraciones, además, tienen un importante componente fantástico, por lo que no es de extrañar que Borges lo considerara como uno de sus escritores favoritos.

Conoció a Charles Dickens en 1851, autor con el que llegó a colaborar y al que le uniría una profunda amistad. De hecho, fue Dickens quien le dio a conocer en las páginas del semanario All the Year Around, donde aparecerían por entregas La dama de blanco (1860) y La piedra lunar (1868), ambas importantes precedentes de la novela policial. Muchos de los relatos de Wilkie Collins muestran interés por lo macabro e impregnan sus páginas de cierto ambiente gótico. Se cuenta que algunos de sus relatos de fantasmas fueron producidos bajo los efectos del láudano que consumía para tratar el dolor de su artritis reumatoide. Al parecer, la droga le producía tanto paranoia como alucinaciones, algo que queda reflejado en gran parte de su producción, formada por más de cincuenta cuentos y veintiséis novelas.

Wilkie Collins fue sin duda un maestro del relato corto. Pese a que gran parte de su obra resulta desgraciadamente difícil de encontrar reeditada, por suerte puede hallarse de forma libre y gratuita a través de Internet, en formato de libro electrónico. La compilación de relatos que me propongo comentar proviene de hecho de un libro electrónico que contiene tanto relatos del género policial, como del género fantástico, y son una auténtica delicia.

  • Cazador cazado, fue el cuento que Borges y Bioy Casares eligieron de este autor para incluirlo en su “Antología de cuentos policiales” (Alianza Editorial) y es el que abre este libro de relatos. Se trata de un relato policial en toda regla. Un joven y arrogante aspirante a investigador hace una pesquisa policial para descubrir al culpable de un robo. La narración avanza a través de las cartas y los informes que el joven le envía a su superior y la comunicación epistolar que éste a su vez establece, tanto con el investigador como con un sargento de la policía. Finalmente los jefes del presuntuoso y fanfarrón investigador descubren al verdadero criminal con la sola lectura de sus informes.
  • Monkton el loco, es un largo relato gótico sobre una extraña familia cuya mansión es una deslustrada abadía en ruinas y cuyo apellido está condenado por una profecía según la cual todos los Monkton están marcados por el estigma de la locura y fatalmente abocados a extinguirse. En el relato, el último de los Monkton, visiblemente trastornado con la visión de un espectro, implora la ayuda de su mejor amigo para que le ayude a librarse de la maldición.
  • ¿Quién mató a Zebedee?, es otro relato policial que comienza con la confesión de un policía londinense, quien desahuciado por los médicos y a punto de morir, nos narra los motivos que le llevaron a ocultar el resultado final de una investigación que estaba realizando en la que trataba de desvelar un asesinato, y que finalmente queda archivada.
  • Una cama sumamente rara, en este cuento suceden una serie de hechos que oscilan entre lo fantástico y lo policial. Un joven estudiante que ha ganado una fuerte suma de dinero en una casa de juego, es convencido por uno de los personajes de que pase la noche en una habitación del propio casino, para evitar que le roben el dinero. Durante la larga noche el protagonista, que no consigue conciliar el sueño, busca sin tener éxito métodos para distraer su mente, hasta que sucede algo inesperado: el dosel de su cama comienza a moverse y el estudiante descubre, aterrado, que el techo de la cama desciende sobre él, para aplastarlo.
  • La dama del sueño, es posiblemente el mejor relato de todo el conjunto, en el que la atmósfera es el elemento principal de la narración. En este cuento el personaje principal, sorprendido por la lluvia de vuelta a su casa, alquila una habitación en una posada y allí sueña con una mujer de inquietante belleza que intenta matarle con un cuchillo. Aterrado, huye de la pensión y le cuenta la pesadilla a su madre, quien impresionada por la narración y convencida de que se trata de una premonición, la escribe para no olvidarla. Siete años después el protagonista conoce a una misteriosa mujer y se casa con ella sin el consentimiento de su madre quien , al verla en persona, reconoce en ella a la mujer del sueño. Pese a todo, el hombre hace caso omiso de su madre. Algunos meses después, su esposa compra un enorme cuchillo que coincide con el que apareció en su sueño y de esta forma su pesadilla empieza a transfigurarse en un peligro mortal, tal y como fue anunciado en su sueño. El suspense de esta narración es impresionante y el final, inmejorable.
  • ¡Volar con el bergantín!, es un relato de suspense y tensión, que puede recordar al conocido relato de PoeEl pozo y el péndulo”. En este caso, el protagonista de la historia es un hombre al que dejan atado y amordazado en la bodega de un barco, rodeado por barriles de pólvora, con una vela que se va consumiendo poco a poco y que amenaza con prender la mecha que volará todo el bergantín. La trama se desarrolla con una tensión creciente que mantiene en vilo al lector.
  • Fauntleroy, este es el relato que menos encaja en el conjunto, por no tratarse precisamente de un relato policial, ni fantástico, lo que por otra parte no le quita mérito, pues también es un excelente relato. En este caso una serie de amigos que asisten a una velada sacan como tema de conversación un viejo asunto criminal en el que se vio involucrado un tal Fauntleroy, y al ponerlo como prototipo de delincuente, uno de los asistentes a la reunión sale en su defensa y nos cuenta la otra cara de una persona que, en el pasado, le ayudó a salir adelante.
  • La mano muerta, coescrito con Dickens, es el relato que cierra el libro de relatos, y que trata de crear una atmósfera de suspense con toques de terror que en cierta medida también recuerda a Poe. Un hombre llega a una posada huyendo de una tormenta y pide alojamiento, pero el dueño le dice que no le quedan habitaciones libres y que la única opción es que acepte compartir habitación con otra persona. Tras pensarlo, el cliente acepta y descubre, aterrado, que la persona con la que comparte habitación en la cama de al lado, es un cadáver.

Los cuentos reunidos en esta selección demuestran la pericia del autor para atrapar la atención del lector, mantener el suspense y desarrollar las tramas apoyándose para ello en descripciones llenas de detalles ambientales que proporcionan una atmósfera de intriga muy conseguida. También sorprende el uso de múltiples puntos de vista en algunos de los relatos, o la técnica epistolar, con la que consigue “engañar” al lector. No sin razón, Borges le tenía por el maestro de la intriga.

Relatos. Wilkie Collins. Libro electrónico

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Todos los libros de Jorge Luis Borges. Primeros textos (III): El drama «Bernardo del Carpio»

Para entender el motivo por el que un niño de 11 años escribió una pequeña …

Deja un comentario