Al salir del infierno, de John Franklin Bardin: locura y obsesión.

Portada de Al salir del infierno de John Franklin Bardin

El libro Al salir del infierno, escrito por John Franklin Bardin, comienza con la salida de Ellen del manicomio en el que ha permanecido durante varios años internada. La protagonista de esta obra es una pianista que padece disociaciones de personalidad, así como pulsiones homicidas. Se trata de un cóctel explosivo que hace presagiar el inicio de una trama lo suficientemente agitada como para engancharnos.

Casada con un director de orquesta, Ellen regresa a casa en Nueva York con su marido dispuesta a recuperar su vida anterior. Entre sus anhelos se halla el poder sentarse ante su clavicordio y, poco a poco, recuperar la actividad como concertista que anteriormente desarrollaba. Sin embargo, pronto descubrirá que ya nada es como antes. La llave con la que permanece cerrado su instrumento musical no aparece y su marido se muestra demasiado distante.

Una historia de locura y obsesiones

Así arranca esta historia que refleja la locura y las obsesiones de un personaje que habrá de enfrentarse a diversas situaciones que no esperaba y que le generan confusión y extrañeza. Los lectores se convierten, de principio a fin, en los compañeros inevitables de las circunstancias que la rodean y del modo en el que el personaje responde a ellas.

Estamos ante una novela de intriga que fue escrita a mediados del siglo XX, en un contexto social muy concreto, sobre todo para las mujeres que hubiesen necesitado ser internadas en un centro por problemas mentales de cualquier tipo. A este hecho se suma un pasado un tanto tormentoso que parece dispuesto a regresar. La vuelta a la normalidad de Ellen no será en absoluto como había imaginado.

El sucesor de Poe

John Franklin Bardin (1916-1981) fue un escritor norteamericano apenas conocido en su país. Sus principales obras fueron El percherón mortal, El final de Philip Banter y Al salir del infierno, reunidas en una trilogía. En ella aborda las psicopatologías, dando lugar a un clima que oprime a quienes deciden adentrarse en sus páginas y que recuerda poderosamente al que lograba recrear Poe en sus libros. Algo similar les ocurrirá a los lectores de Al salir del infierno.

Las novelas de este autor ahondan en la psicología y, en este caso en concreto, en esa fina línea que acostumbra a separar la cordura de la locura, hasta concluir con un final inesperado. La elección de estos temas puede deberse, con toda probabilidad, a la influencia de su historia personal. Bardin se vio obligado a cuidar durante buena parte de su juventud de su madre, que padecía esquizofrenia.

De lectura fácil, nos permitirá leerlo en un corto espacio de tiempo y no solo porque su número de páginas se reduzca a poco más de 300, sino por el hecho de que su historia, aderezada con una tensión visiblemente creciente, nos enganchará página a página hasta que descubramos su desenlace. Será casi imposible separarse de él.

Una novela que no nos dejará indiferentes

Preparémonos para desvelar la trama que nos mantendrá en vilo y que nos hará adentrarnos, como nunca antes, en los laberintos sin aparente salida que representan algunas enfermedades mentales. Su acercamiento y el modo en que nos hace partícipes de ellas se perfilan como uno de sus mayores atractivos, también como su mayor seña de identidad.

Al salir del infierno es el libro indicado para perderse en las páginas de una novela negra, cuya sucesión de acontecimientos hará de la vida de Ellen algo muy parecido a una pesadilla. Horror, angustia, terror y suspense psicológico se dan la mano para crear una historia llena de obsesiones que no nos dejará indiferentes. Será difícil apartarla de nuestra mente incluso después de darla por terminada.

No en vano, maestros del suspense como Patricia Highsmith o Ross MacDonald alabaron el suspense psicológico que la pluma de John Franklin Bardin creó de forma magistral. Por último, nada mejor que reproducir las palabras de Patricia Highsmith sobre Al salir del infierno que aparecen en la portada de esta edición:

Los lectores de esta obra la leerán con horror… Los que puedan soportarla. Y no la olvidarán fácilmente.

Al salir del infierno. John Franklin Bardin, Ediciones B.

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Santo Domingo

La sangre, de Tulio Manuel Cestero: una vida bajo la tiranía.

La sangre es una de las obras capitales de la literatura dominicana. Escrita por Tulio …

Deja una respuesta