James Stewart, el actor honesto

que_bello _es_vivir James Stewart

Si ha habido un actor que ha encarnado al prototipo de hombre normal, sencillo y honrado, ése ha sido, sin lugar a dudas, James Stewart. En casi todas sus películas, ya sean las deliciosas comedias de Frank Capra, las películas de suspense que rodó con Hitchcock o los numerosos westerns que realizó con algunos de los mejores directores de este género como Anthony Mann o John Ford, en todas ellas, como digo, podíamos ver al genial actor encarnando a un hombre bueno, sincero, recto, con una idea de la justicia que anteponía a cualquier otra cosa. Y todo ello sin ambages, sin poses ni grandes efectos dramáticos. James Stewart nunca encarnó a un héroe de acción; toda la heroicidad de sus personajes radicaba en su honestidad. James Stewart poseía una de esas miradas que lo dicen todo de una persona. Mirando al hombre uno podía entrever que en todos sus personajes había algo de él mismo, que esa mirada limpia y sincera no podía provenir tan sólo de una interpretación, sino que el actor y sus personajes se habían convertido simultáneamente en el paradigma del hombre sencillo. Creo que esa sencillez, esa normalidad, esa transparencia que destilaban sus personajes fue lo que encumbró a James Stewart a lo más alto.

En estos días de fiestas navideñas siempre me vienen a la memoria escenas de algunas de sus películas, en especial las que rodó con Frank Capra, y muy en especial la famosísima ¡Qué bello es vivir! cuya proyección en televisión es casi inevitable en estas fechas, para dicha y deleite de todos los cinéfilos que nunca nos cansaremos de contemplar una película magistralmente dirigida e interpretada.

James Stewart era un tipo algo desgarbado, alto, muy delgado, de ese tipo de fisionomías que uno presume que debía de tener grandes dificultades a la hora de sentarse al volante de un coche, o en la butaca de un cine, porque no le cabían las piernas. Tenía unos andares algo patosos, una forma divertida de estirar el cuello y levantar la cabeza, un ligero tartamudeo, y pese a todos aquellos inconvenientes que para un actor debían ser verdaderos obstáculos, era capaz de transmitir con una sola mirada más de lo que se pueda decir con un monólogo de cinco minutos, porque por encima de todo eso poseía el don más preciado por cualquier artista: el encanto. Ya no era sólo una cuestión de talento innegable, sino de ese encanto; James Stewart era de esos actores que sabían hablar con los ojos, los que interpretaban papeles de personas que nunca se rinden, capaces de infundir optimismo, de dar ánimo y esperanza al espectador que encontraba creíble que pudiesen existir personas así, personajes y personas como él.

Y es que sus personajes parecían pensados para él, hechos a su medida. James Stewart fue en más de una ocasión un caballero sin espada, dentro y, estoy seguro de ello, también fuera de la pantalla. Su honestidad era tan grande que incluso sus personajes eran capaces de reconocer cuándo el mérito de alguna de las acciones que se le atribuían no había sido suyo, como sucede en la magnífica película El hombre que mató a Liberty Valance, donde nuevamente vemos a un actor desgarbado, débil físicamente pero cuya valentía se demuestra, no con una pistola, sino con su actitud ante la vida. Y es que en unos tiempos de crisis, corrupción y decadencia en los que los valores están de capa caída, siempre es bueno ver películas que nos estimulen a reflexionar sobre nuestra sociedad y a fomentar un espíritu crítico, responsable y luchador ante la adversidad, es decir, intentar al menos acercarse a las cualidades que emanan de los personajes de James Stewart, tan lamentablemente despreciados hoy: perseverancia, valentía, honradez, integridad y espíritu luchador.

En estos días siempre propicios a pensar en los buenos propósitos del año que empieza, animo a reivindicar la figura de este actor simplemente viendo alguna de sus películas, si bien, por empezar el año con una sonrisa, propondría cualquiera de sus maravillosas comedias: las de Frank Capra, Lubitsch o George Cukor. De todas sus comedias confieso que hay una por la que yo siento especial debilidad: El invisible Harvey. Si no conocen esta película, hagan por verla y comprobarán que todo lo que he dicho de James Stewart queda demostrado de una forma patente incluso en una película como ésta. Nadie salvo él hubiera sido capaz de convencer al espectador de que tenía por amigo invisible nada menos que a un conejo de dos metros de alto, más alto incluso que el propio James Stewart. Ahí es nada.

El_invisible_Harvey

Puntúa el artículo

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Christopher Nolan: Un director peculiar

Quizás el nombre de Christopher Nolan no sea muy conocido pero seguro que habrán visto …

Deja un comentario