Poetas de Argentina: Estanislao del Campo

Estanislao del Campo (1834-1880). ArgentinaEstanislao del Campo

En muchos aspectos, la vida del poeta argentino Estanislao del Campo presenta ciertos paralelismos con la de su compatriota y también poeta José Hernández. Ambos tuvieron una formación en Buenos Aires, ambos formaron parte de la vida política de Argentina en un momento dado de sus vidas; también ambos fueron militares y tuvieron cierto contacto con la vida rural, hecho este que, de nuevo en ambos casos, determinó la forma de entender y escribir la poesía.

En el caso de Estanislao del Campo el conocimiento de la vida rural le vino de su época como dependiente de una tienda, en donde tuvo que tratar con gentes del campo y también con los denominados «orilleros», cuya forma de hablar y expresarse dejó reflejada el poeta en su obra, pero muy especialmente en el que quizá sea su poema más conocido: Fausto. Este extenso poema narrativo está relatado por un gaucho llamado Anastasio «El Pollo»que le cuenta a un amigo suyo la ocasión en la que asiste a la ópera Fausto, de Gounod, con la peculiaridad de que el ingenuo Anastasio no sabe que se trata de una representación teatral y, por consiguiente, confunde la ficción con la realidad.

El éxito que obtuvo Estanislao del Campo con la publicación de este poema fue casi inmediato. El mismísimo José Hernández lo alabó y, de hecho, este poeta pronunció un panegírico en el funeral de su colega y amigo Estanislao del Campo. Con posterioridad, otros célebres literatos argentinos como Ricardo Güiraldes, Manuel Mújica Lainez o Jorge Luis Borges, alabaron su obra. Borges, de hecho, escribió uno de sus famosos prólogos del libro Prólogos con un prólogo de prólogos que está dedicado a este autor y a este poema. Baste con citar el comienzo de dicho prólogo, bastante significativo:

Estanislao del Campo es el más querido de los poetas argentinos. Acaso no creamos enteramente en sus gauchos conversadores, pero todos sentimos que hubiera sido una felicidad conocer a quien los inventó. Su labor, como la de los rapsodas homéricos, podría prescindir de la escritura; sigue viviendo en la memoria y dando alegría.

El poema completo es  muy extenso y ocupa más de mil doscientos versos que se encuentran divididos en seis partes diferentes. El fragmento que pueden encontrar a continuación se corresponde con la primera parte de dicho poema, pero quienes deseen leerlo completo, algo que recomendamos gratamente, pueden encontrarlo a su libre disposición en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes:

En un overo rosao,
flete nuevo y parejito,
caía al bajo, al trotecito.
Y lindamente sentao,
un paisano del Bragao,

de apelativo Laguna:
mozo jinetaso ¡ahijuna!
Como creo que no hay otro.
Capaz de llevar un potro
a sofrenarlo en la luna.

¡Ah criollo! si parecía
pegao en el animal,
que aunque era medio bagual.
A la rienda obedecía,
de suerte, que se creería

ser no sólo arrocinao,
Sino tamién del recao
de alguna moza pueblera
¡Ah Cristo! ¡quién lo tuviera!…
¡Lindo el overo rosao!

Como que era escarciador,
vivaracho y coscojero,
le iba sonando al overo
la plata que era un primor:
pues eran plata el fiador,

pretal, espuelas, virolas,
y en las cabezadas solas
traía el hombre un Potosí:
¡Qué!… Si traía, para mí,
hasta de plata las bolas!

En fin: -como iba a contar,
laguna al río llegó,
contra una tosca se apió
y empezó a desensillar.
En esto, dentró a orejiar

y a resollar el overo,
y jue que vido un sombrero
que del viento se volaba
de entre una ropa, que estaba
más allá, contra un apero.

Dio güelta y dijo el paisano
-¡Vaya Zafiro! ¿qué es eso?
Y le acarició el pescueso
con la palma de la mano.
Un relincho soberano

pegó el overo que vía,
a un paisano que salia
de la agua, en un colorao,
que al mesmo overo rosao
nada le desmerecía.

Cuando el flete relinchó,
media güelta dio Laguna,
y ya pegó el grito: -¡Ahijuna!
¿No es el Pollo?
-Pollo, no,
ese tiempo se pasó,

(Contestó el otro paisano),
ya soy jaca vieja, hermano,
con las púas como anzuelo,
y a quien ya le niega el suelo
basta el más remoto grano.

Se apió el Pollo y se pegaron
tal abrazo con Laguna,
que sus dos almas en una
acaso se misturaron.
Cuando se desenredaron,

después de haber lagrimiao,
el overito rosao
una oreja se rascaba,
visto que la refregaba
en la clin del colorao.

-Velay, tienda el cojinillo
Don Laguna, sientesé,
y un ratito aguardemé
mientras maneo el potrillo
vaya armando un cigarrillo,

si es que el vicio no ha olvidao;
ahí tiene contra el recao
cuchillo, papel y un naco:
yo siempre pico el tabaco
por no pitarlo aventao.

-Vaya amigo, le haré gasto…
-¿No quiere maniar su overo?
-Dejeló a mi parejero
que es como mata de pasto.
Ya una vez, cuando el abasto,

mi cuñao se desmayó;
a los tres días volvió
del insulto, y crea amigo,
peligra lo que le digo
el flete ni se movió.

-¡Bien aiga gaucho embustero!
¿Sabe que no me esperaba
que soltase una guayaba
de ese tamaño, aparcero?
Ya colijo que su overo

está tan bien enseñao,
que si en vez de desmayao
el otro hubiera estao muerto,
el fin del mundo, por cierto,
me lo encuentra allí parao.

-Vean cómo le buscó.
La güelta… ¡bien aiga el Pollo
siempre larga todo el rollo
de su lazo…
-¡Y cómo no!
¿O se ha figurao que yo

asina no más las trago?
¡Hágase cargo!…
-Ya me hago…
-Prieste el juego…
-Tomeló.
-Y aura, le pregunto yo

¿qué anda haciendo en este pago?

-Hace como una semana
que he bajao a la ciudá,
pues tengo necesidá
de ver si cobro una lana;
pero me andan con mañana,

y no hay plata, y venga luego.
Hoy no más cuasi le pego
en las aspas con la argolla
a un gringo, que aunque es de embrolla,
ya le he maliciao el juego.

-Con el cuento de la guerra
andan matreros los cobres,
-Vamos a morir de pobres
los paisanos de esta tierra.
Yo cuasi he ganao la sierra

de puro desesperao…
-Yo me encuentro tan cortao.
Que a veces, se me hace cierto,
que hasta ando jediendo a muerto…
-Pues yo me hallo hasta empeñao.

-¡Vaya un lamentarse! ¡ahijuna!…
y eso es de vicio aparcero
a usté lo ha hecho su ternero
la vaca de la fortuna.
Y no llore, Don Laguna,

no me lo castigue Dios:
sino comparemolós
mis tientos con su chapiao,
y así en limpio habrá quedao.
El más pobre de los dos.

-¡Vean si es escarbador
este Pollo! ¡Virgen mía!
Si es pura chafalonía…
-¡Eso sí, siempre pintor!
-Se la gané a un jugador

que vino a echarla de güeno.
Primero le gané el freno
con riendas y cabezadas,
y en otras cuantas jugadas
perdió el hombre hasta lo ajeno.

¿Y sabe lo que decía
cuando se vía en la mala?
El que me ha pelan la chala
debe tener brujería.
A la cuenta se creería

que el Diablo y yo…
-¡Callesé
amigo! ¿no sabe usté
que la otra noche lo he visto
al demonio?
-¡Jesucristo!…
-Hace bien, santigüesé.

-¡Pues no me he de santiguar!
Con esas cosas no juego;
pero no importa, le ruego
que me dentre a relatar,
él cómo llegó a topar

con el malo, ¡Virgen Santa!
Solo el pensarlo me espanta…
-Güeno, le voy a contar
pero antes voy a buscar
con qué mojar la garganta.

El Pollo se levantó
y se jue en su colorao,
y en el overo rosao
Laguna a la agua dentró.
Todo el baño que le dio,

jue dentrada por salida,
y a la tosca consabida
Don Laguna se volvió,
ande a Don Pollo lo halló
con un frasco de bebida.

-Larguesé al suelo cuñao
y vaya haciéndose cargo,
que puede ser más que largo
el cuento que le he ofertao:
desmanee el colorao,

desate su maniador,
y en ancas, haga el favor
de acollararlos…
-Al grito
¿Es manso el coloradito?
-¡Ese es un trebo de olor!

-Ya están acollaraditos…
-Dele un beso a esa giñebra:
yo le hice sonar de una hebra
lo menos diez golgoritos.
-Pero esos son muy poquitos

para un criollo como usté,
capaz de prenderselé
a una pipa de lejía…
-Hubo un tiempo en que solía…
-Vaya amigo, larguesé.

Reseñas sobre literatura hispanoamericana en Cicutadry:

 

Puntúa el artículo

Acerca de Jaime Molina

Jaime Molina
Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Portada de la trilogía Si esto es un hombre, de Primo Levi

Si esto es un hombre, de Primo Levi: la obligación de resistir

Gran parte de la obra de Primo Levi está consagrada a contar su experiencia como …

Deja un comentario